"Jamás hay que dejar de soñar, pero no sólo se trata de soñar, sino de empezar a trabajar por aquello que queremos"

Posted February 10, 2014 Avatar AlejandraVOY

Avatar AlejandraVOY View Profile
Member since May 30, 2013
  • 55 Posts

Conoce a Alfonso Ponce de 19 años de edad, nacido en Ecuador pero residiendo actualmente en España. Él estudia Derecho y Administración de Empresas y es un miembro activo de la comunidad de La Juventud Opina.

Alfonso, cuéntanos por favor, un poco acerca de tí, sobre lo que haces.

Durante mis años de colegio, desarrollé mis capacidades intelectuales participando en una serie de concursos entre los que se encuentran “Genios del Diario El Universo”por tres años consecutivos y gracias a ellos llegué a estar en “¿Quién quiere ser millonario? (edición especial para Genios del Diario El Universo)”, Por otra parte, siempre me ha atraído la idea de la ayuda social, el servicio a mis iguales, desde que era pequeño el altruismo formó parte de mí. Mi mamá me enseñaba lo que era compartir con los demás y me ayudó a cultivar la virtud de la caridad. En mi último año de colegio tuve la oportunidad de participar en un programa “Curso de Competencia Líderes 2011”, un diplomado que se impartía en la Universidad del Pacífico – Ecuador. En este programa desarrollé todas mis potencialidades de emprendimiento y en la ayuda social, conocí a muchos chicos increíbles que tenían el mismo afán que yo y luego de nutrirme de sus experiencias y conocimientos, comencé a impartir charlas de orientación para chicos con problemas de pandilla, drogadicción y alcohol dentro de mi colegio, con un plan piloto que se llamó “Generemos Cambio”, ayudamos a muchos chicos y los enfrentamos con la realidad, con el presente que debían de aprovechar y con el futuro que debían de construir. También desarrollé muchas campañas de lucha contra el VIH/SIDA y por DDHH en algunas zonas de mi ciudad, con ayuda de mis amigos. ¡Desde ese año no hemos parado!

¿Cuáles son las expectativas de los jóvenes en tu país?

Desde que llegué a la Universidad de Navarra, me di cuenta que aún falta mucho por hacer en materia educativa en Sudamérica. En los últimos años se han dado algunas reformas educativas, dando oportunidades a algunos y negándoselas a otros, por el gasto de la educación pública dentro de mi país, sin embargo estas reformas sólo ahondan en las mentes de los jóvenes y se olvida de la raíz de su asunto. Creen mucho más en educar (conducir o llevar a los alumnos en una determinada dirección), cuando deben de instruir (construir por dentro su propia personalidad). Todo lo que viene del oficialismo tiene sus razones de ser y suele imponer un límite al desarrollo, pero trato de confiar en que las reformas son para bien y que no manipularan desde la educación a los futuros hombres y mujeres. Por otra parte, muchos están formando parte de los procesos sociales que se están dando dentro, pero del lado del gobierno y esto me preocupa aún más, cuando a todos decimos SÍ, pronto se nos olvida como decir NO. Creo que es importante ser un poco más crítico. Hace poco se decidió explotar la Reserva del Yasuní, y esto es por la falta de liquidez para afrontar las deudas con Asia, no podemos tapar el sol con un solo dedo. Muchos jóvenes protestaron, pero enseguida los hicieron calmar. La realidad es muy compleja y aunque el panorama es preocupante, trato de mantener la esperanza de que no tendremos una segunda Venezuela en América Latina y que los jóvenes harán lo suyo en este proceso confuso de transición.

¿Por qué es tan importante/necesaria la participación de los jóvenes en tu sociedad?

Durante una charla escuché una verdad: “Los Jóvenes son el presente de la sociedad. ¿Qué somos los adultos?, somos más que una generación que dejó que los gobiernos hiciesen lo que se les vino en gana y no luchó por mejorar sus posibilidades a futuro.” Desde ese entonces supe que quienes están llamados a generar el cambio son los jóvenes. De una u otra forma esta generación debe de ser denominada “Jóvenes Adultos”, somos chicos que se han involucrado en cosas que los gobiernos deben de tomar en cuenta, somos quienes lo han hecho, conociendo lo que significa ser agentes activos de una sociedad que se ha adormecido por una serie de políticas que de una manera u otra han ido desmoralizando al pueblo con leyes que atentan con el derecho a la vida y otras realidades inmutables. Somos los llamados a cambiar esto, no sólo por la razón, sino por un futuro mejor. Todos estamos inmersos en una lucha por los verdaderos Derechos Humanos. “Nos somos convidados de piedra, somos ciudadanos.”

Cuéntanos un poco acerca de tu organización, del trabajo que realizas desde la participación política y social de los jóvenes

Una vez preparando un conversatorios sobre el día de los DDHH, me encontré con unos artículos de La Juventud Opina sobre estos temas, me interesó mucho lo que veía, ese mismo día me creé una cuenta y empecé a colaborar con ustedes, porque vi que era una manera más rápida de llegar a esos lugares dónde mi voz no podía llegar. Y otro día navegando allí, me topé con un artículo de Facundo Sutherland en el que hacía una invitación a contactarlo y empezar a hacer algo grande. Nos contactamos y posteriormente decidimos lanzarnos con “La Nación de los Jóvenes”. Actualmente tenemos representantes en Argentina, Francia, Ecuador y Senegal y estamos empezando a entablar relaciones con chicos de España, Canadá, USA, Pakistán, Nepal, Burundi y Australia.

Desde hace dos años hemos organizado una serie de proyectos, teniendo como target a los niños. En Argentina, los talleres de Literatura Fantástica que se impartieron junto con la Secretaría de Cultura de Rio Gallegos. Además, Facundo Sutherland, está trabajando en la ampliación de la red en América Latina. En Ecuador, durante 2011 planeamos y en 2012 implementamos un programa llamado “Aymara” - es una palabra ancestral Kichwa que quiere decir “semilla”. Nos dedicamos principalmente a impartir talleres de DDHH, violencia y conflictos, educación sexual y medio ambiente a niños, planteamos una serie de talleres de teatro dadas a los mismos niños después del pequeño refrigerio que les dábamos. Además estamos creando una editorial cartonera llamada “Iguana-Art” y nos dedicamos principalmente a generar cultura, imprimimos trabajos literarios de chicos de colegios que saben escribir, pero por temor al rechazo de sus compañeros no los exponen. Estos poemarios y cuentos cortos son empastados con cartones y cubiertas pintadas de diferentes formas, de esta forma incentivamos la creación artística y el reciclaje. En Francia, se está empezando con la colaboración a chicos de un grupo de scouts de Burundi y a la financiación de un proyecto deportivo en un colegio con falta de recursos. Al igual que Mandela con el Rugby en Sudáfrica, nosotros tratamos de unir a las etnias mediante una afición sanguínea para ellos, el basketball. Nuestro representante francés, Alexis Guenel, que fue Joven Embajador de UNICEF, actualmente está estudiando en Montreal y trabaja en nuestra expansión en Norteamérica. En Senegal, no hemos podido hacer mucho, ya que nuestro representante, Amadou M. Diallo, ha empezado a trabajar en la CIJ, aunque estamos tratando de empezar con una ayuda más fuerte en África.

¿Cuál es tu lema o tu expresión favorita?

Hace mucho tiempo, mientras desempolvábamos con mi mamá las cosas del abuelo, encontré un viejo cuaderno con dibujos y en uno en el que había niños jugando en un parque, ponía como pie de página un viejo proverbio Tuareg, “Nunca un anochecer pudo vencer a un amanecer, ni un problema a la esperanza”, desde ese entonces esa frase ha estado en mi ente durante los eventos más duros de mi vida y ha iluminado de una manera excepcional mis momentos más oscuros. Y como filosofía en todas las iniciativas que emprendo trato de sembrar el Ubuntu, que quiere se traduce “I am because we are”, que genera un alma en varios cuerpos.

¿Hay algún mensaje que quieras enviar a la juventud, en especial a los jóvenes de tu país y del resto de América Latina?

Aunque no soy un gran admirador de los hechos del Mayo francés, hay una frase especial que hace un llamado a la lucha justificada por los sueños: “Soyez réalistes, demandez l'impossible”, que significa “Sed realistas, exigid lo imposible”. Jamás hay que dejar de soñar, pero no sólo se trata de soñar, sino de empezar a trabajar por aquello que queremos, ese es mi primer mensaje y el segundo es que para construir un verdadero futuro hay que leer historia, la historia es fundamental para entender el porqué de este presente tan convulsionado y dinámico. Es la única forma de no dejar meterse goles por sofistas disfrazados de políticos

participación juventud España ecuador nation of youth nacion de jovenes democracia




comments powered by Disqus

Learn More

Share