¿Cómo ha afectadoe el tráfico de drogas a mi comunidad?

Posted September 21, 2011 no picture

Member since August 23, 2011
  • Posts

Yo tenía una vida agradable, y nunca había oído que ningún tipo de crimen violento hubiera tenido lugar en mi pueblo. Para mí, la violencia sólo se encontraba a muchas millas de distancia en Ciudad de México. Por lo menos, eso es lo que la televisión nacional me mostraba. No obstante, en cuanto comencé a crecer y a leer los diarios locales, me di cuenta de que algo andaba mal.

No sé realmente cuándo comenzó, pero por más de tres años Tijuana ha estado cubierta por una ola de crímenes violentos que están relacionados con el tráfico de drogas. Secuestros, asesinatos con tortura, tiroteos en lugares públicos, persecuciones, amenazas, la intervención del ejército, vidas inocentes perdidas: todo eso se ha convertido en parte del lugar que yo acostumbraba a llamar mi hogar.

Mientras algunos están aterrorizados y evitan salir, especialmente de noche, otros habitantes dicen que realmente no les importa la violencia de Tijuana porque “es un problema entre mafiosos”. Aparentemente, estas personas nunca han oído de los tiroteos que tienen lugar dentro de hospitales, o afuera de las escuelas, incluidos los jardines infantiles.

No es lo mismo ser indiferente que ser ignorante. Yo era ignorante. Creía que Tijuana era una ciudad pacífica y que todas las cosas dichas por los medios eran exageraciones. Sin embargo, tus ideas pueden cambiar una vez que se te informa que le dispararon a un vecino mientras estaba en un parque, o que uno de sus amigos más cercanos perdió su padre que era policía, o incluso que una chica ha estado involucrada en el mundo del tráfico de drogas toda su vida.

Una de las cosas que he aprendido es que cuando la gente se acostumbra a la violencia, simplemente termina por aceptarla. La sociedad ha perdido la fe en sus representantes, lo cual hace que unas personas no voten. Es decir, la gente ya no espera el cambio.

En mi opinión, a Tijuana le faltan personas que desean una realidad diferente. Creo que si alguien tiene la voz y el coraje, el resto le escucharán. Desafortunadamente, el tráfico de drogas es tan poderoso que silencia a las personas. Esto es lógico en una sociedad que no depende de sus representantes.

La gente siempre culpa al gobierno cuando las cosas salen mal. Pero ¿qué hace la gente aparte de quejarse y cruzarse de brazos? No creo que hablar de cómo eran de buenos los viejos tiempos vaya a cambiar el presente o el futuro.

- Chica de 17 años de México

Este artículo es parte de una serie de ensayos y mensajes de la publicación "La adolescencia - Más allá de los estereotipos" - escrito y editado por los adolescentes y los jóvenes con el apoyo de La Juventud Opina y UNICEF.




comments powered by Disqus

Learn More