Don't be a Bully.

Posted June 16, 2012 Avatar Alfonso Ponce

Avatar Alfonso Ponce View Profile
Member since December 5, 2011
  • 21 Posts

Aunque se habla mucho sobre el Bullying, son muy pocos los que cogen valor para hablar del tema con sus padres y peor cuando son víctimas directas de personas enfermas mediante insultos y golpes.

Mi pregunta es ¿Qué ganan maltratando a alguien que es igual a ellos? y creo que la respuesta es 'NADA', tan solo es de ir un poco más allá de esa mentalidad perdida que trata de ocultar algo y mediante agresiones a otros olvidar las maltratos sufrido por ellos durante su pasado, lo que ellos no se percatan es que ese pasado vuelve cada vez que empujan y golpean a otra persona. Los valores vienen desde el hogar y uno de los principales indicios para que una persona sea agresiva es que también haya sido víctima de agresiones físicas, verbales y psicológicas; aquí es donde lamentablemente el agredido se vuelve agresor para continuar con la cadena de maltratos hacia sus iguales.

También fui víctima del Bullying durante la escuela y fue una etapa demasiado difícil en la que tus compañeros de aula te empujan, te insultan o se burlan de tu apariencia física, pero traté de sobrellevar la situación. Muchos chicos me decían "devuélveles el golpe, no te dejes", pero a tan corta edad yo comprendía que al hacerlo generaría más violencia, por lo que callé por meses hasta que ya no pude más y decidí afrontar esa cruel realidad.

Recuerdo un día por la mañana los niños se estaban preparando para jugar un partido de Indor durante el recreo mientra yo leía un libro de geografía, cuando entraron a jugar corrían de un lado para otro con el balón, pero de un rato a otro sentí un golpe en mi rostro. Era el balón que me había golpeado y el yogurt que tenía en mis manos se regó por toda mi camisa, salí corriendo a lavarme los brazos, pero mientras corría uno de los agresores me puso el pie para que cayera, no me fijé y salí volando hacia el piso. Mientras las lágrimas rodaban por mis mejillas me levanté y vi mi camisa teñirse de rojo porque me había partido la quijada, inmediatamente me llevaron a la enfermería para que me cogieran puntos, cuando volví a casa fue que decidí hablar con mis padres de lo que estaba sucediendo en la escuela, los inspectores no hicieron nada, alegaron que era solo un juego de niños.

Cuando hablé con mis padres ellos me dieron su apoyo y pude salir adelante, pude sobrellevar la situación. Mediante el departamento de orientación me enteraba de los problemas que tenían los agresores con sus padres, uno de ellos era huérfano y otro vivía con una madre alcohólica, por lo que entendí parte de su comportamiento, aunque no es una excusa para comportarse así, también tiene parte la formación que se da, para el comportamiento futuro de un individuo.

Ahora desde lejos veo a quien una vez fue mi agresor y con una sonrisa le hago de la mano porque no guardo resentimientos en contra de él, del otro no supe mas, tal vez se marchó de la ciudad con su madre. La verdad no lo sé, pero lo que sí sé es que uno no gana nada devolviendo los golpes hacia quien te los esta dando, de que sirve que te transformes en uno de ellos si lo que realmente cuenta es tratar de construir una mejor sociedad en donde todos puedan estar en una armonía. Posiblemente mientras termines de leer este artículo estés diciendo "que tonto fue, yo le hubiera pegado" o quizás "solo es una fantasía y algo imposible de lograr", pero siempre recuerda las palabras de Mahatma Gandhi "Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego."

Alfonso Ponce.

Guayaquil-Ecuador

chris-gold@live.com.ar




comments powered by Disqus

Learn More