Los dispositivos de la didáctica no parametral como una posible estrategia en el aula de clase.

Posted June 3, 2014 no picture Daniel A. Contreras Castro

no picture Daniel A. Contreras Castro View Profile
Member since May 30, 2014
  • 2 Posts
  • Age 19

A través del tiempo, la escuela desde sus diferentes modelos y enfoques ha manejado algunos dispositivos, con los cuales se pretendió educar de forma ideal a los niños y a las niñas para la sociedad de acuerdo a sus concepciones.

De esta forma, al ser la pedagogía tradicional uno de los primeros enfoques pedagógicos que la escuela adoptó, el cual enfatizándose en la utilización de dispositivos como el tablero, la cartilla, el “dominio grupo”, entre otros, buscaban la repetición, memorización, y reproducción de saberes. En contraposición a este enfoque surgió la tendencia de la escuela nueva a finales del siglo XIX que se fue al extremo de la balanza, al buscar como finalidad la felicidad del niño, en la cual, él elegía qué aprender, y en qué momentos, ya que se concebía que eran auto-reguladores y autodidactas por medio de unos procesos (no muy claros por parte teóricos), en los cuales se utilizaron dispositivos como las rondas, los juegos de mesa, y otros que estaban enfocados hacia el niño y su favor, pero que no contenían una finalidad clara o precisa.

Dado que en el anterior enfoque se tomaron ideas de las teorías de Piaget, hubo otro enfoque que surgió en encontraste a los dos ya mencionados, que fue el enfoque constructivista, el cual retoma ideas de la teoría de Piaget junto con la de otros autores, de las cuales se resaltara, la didáctica no parametral cuyos dispositivos postulados como dice Aníbal Bur citando a Marta Soutuo son “un artificio instrumental complejo “constituido como combinatoria de componentes heterogéneos que tiene disponibilidad para generar desarrollos previstos e imprevistos y poder para ser proyectado, instalado, realizado y analizado”. (Bur A., 2008)

Siguiendo lo anterior, dentro de estos dispositivos encontramos primeramente el “circulo de reflexión”, el cual consiste en exponer de forma grupal la preocupación que les rodean, donde puedan moverse los sentidos y los significados, es decir manifestar la realidad, por ende este puede trascender llevándonos a la resonancia didáctica (otro dispositivo), el cual deja una huella en los niños y niñas, donde se ve al otro como alguien con quien puedo aprender y aprehender, es decir, tomar del otro y el otro puede tomar de mí. partiendo desde la subjetividad de los niños y niñas.

De esta forma al hacer eco aquellos aprendizajes, logrando en este punto el maestro llegar a la didactografía, dispositivo que puede hacerse valer de los otros, ya que puede interrelacionarse o abarcar los otros dispositivos, siendo la didactografia vista como un espacio en el cual los niños y niñas a través de una gran variedad de formas pueden narrar su propia historia, siendo la finalidad del maestro lograr estrechar y vincular una problemática o tema de intereses, que se desea abordar.

Dados los argumentos hasta este punto, se puede decir que dentro de estos dispositivos encontramos inmersas unas visiones de niño, maestro y escuela, que son importantes tener en cuenta.

Como se señalaba anteriormente, encontramos la visión de niño como un sujeto y no como objeto vacío, pues “los niños no llegan ignorantes a la escuela que tienen conocimientos específicos…y que son esos conocimientos (y no las decisiones escolares) las que determinan el punto de partida del aprendizaje escolar).” (Ferreiro, 2004).

En donde al concebir al niño de esta forma, la escuela pasa a ser un lugar donde se tiene en cuenta la historicidad de cada uno, en donde el maestro necesita “también su voz, porque mi voz no tiene sentido sin la voz del grupo y lo invito” (Freire, Constructor de Sueños, 2000) de esta manera lograr integrar la realidad al acércala al aula de clase, al permitirse el reconocimiento de los conocimientos previos y la historicidad de forma colectiva e individual de los estudiantes.

Teniendo en cuenta lo anterior, cabe destacar que en medio de estos dispositivos puede existir un desequilibrio que puede llevarnos al activismo. Por ende debemos tener claro que “la reflexión sin acción es verbalismo y la acción sin reflexión es activismo” (Freire, REVISTA - PEDAGOGOS).

De esta forma la utilización de estos dispositivos propuestos en la didáctica no parametral permiten resiginifcar las prácticas docentes alejándose de las concepciones tradicionales, logrando de esta forma ser una alternativa destacada para su implementación en las aulas de clase.

Cabe resaltar que estos dispositivos pueden ser implementados más allá del aula de clase de estudiantes regulares, sino que también pueden ser utilizados de forma provechosa para aquellas poblaciones estudiantiles que padecen de alguna discapacidad o limitación.

_________Bibliografía

Bur, A. (2008). El estudio de casos como parte de un dispositivo pedagógico. En Centro de estudios de la Universidad de Palermo, Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII (pág. 28). Buenos Aires.

Ferreiro, E. (2004). Teoría y Prática. En E. Ferreiro, Teoría y Prática (págs. 185-186). Mexico, Mexico: Siglo XXI.

Freire, P. (2000). Constructor de Sueños. En E. IMDEC, Constructor de Sueños (pág. 2). Mexico: ITESO.

Freire, P. (s.f.). REVISTA - PEDAGOGOS. Recuperado el 1 de Junio de 2014, de REVISTA - PEDAGOGOS: http://revista-pedagogos6.webnode.com.co/paulo-freire/su-pensamiento/

jovenes participación educación Derechos Humanos Colombia Pedagogía Aprendizaje




comments powered by Disqus

Learn More

Share