“Pude conocer nuevos sitios de la comunidad, y después de verlos me sentí más cerca de ella. Tenemos una vista hermosa de casi todo Rio de Janeiro. Me gustaría que viniera gente de otros lados de visita y pudiera ver esto, porque eso generaría ingresos para la comunidad”. Jorrana, 15, Brasil.
“Se trata de hacer algo, porque de esa manera se producirán cambios. De eso se trata”. Michael, 18, Brasil.
“Ahora voy a difundir la idea de que la gente no debería tirar desperdicios al suelo ni por los caminos. No sabía que en esta comunidad se había acumulado tanta basura. Voy a ayudar a solucionar este problema”. Cassio, 16, Brasil.
“Los niños y los jóvenes aprenden con facilidad y tienen influencia sobre sus padres. Un niño o una niña pueden modificar el comportamiento de sus padres. Y lo que es más importante, ese niño o esa niña crecerá sabiendo qué debe y no debe hacer para mantener la seguridad de su entorno”. Iuri, 14, Brasil.
“Se trata de hacer algo, porque de esa manera se producirán cambios. De eso se trata”. Michael, 18, Brasil.


“Es una buena actividad. Yo aprendí un oficio y recibí más conocimientos sobre el VIH y sobre mi vecindario. Esta actividad es muy buena para la comunidad porque la mayoría de los pobladores no tiene conciencia sobre el VIH y el modo en que se contagia. Cuando recorremos estas calles, hablamos con los vecinos y compartimos todo lo que hemos aprendido. La gente necesita saber”. Lovelie, 14, Haití.
“Voy a aprovechar esta oportunidad para informar a otros jóvenes de mi vecindario sobre el peligro de contraer el VIH y el SIDA”. Billy, 16, Haití.
“Tenemos que creer”. Michael, 18, Haití.
“Me alegra mucho participar en esta actividad porque podré ayudar a resolver los problemas que afectan a mi vecindario, como los sitios insalubres y peligrosos. Eso beneficiará a los niños y las niñas”. King, 13, Haití.