¿Es posible pensar otra escuela?

Publicado 30 de mayo de 2014 no picture Daniel A. Contreras Castro

no picture Daniel A. Contreras Castro Ver Perfil
Se registró el día 30 de mayo de 2014
  • 2 Artículos
  • Edad 19

UNICEF Colombia

UNICEF Colombia

¿Es posible pensar otra escuela?

Nuestro mundo ha estado y está en constante cambio. No podemos decir que el mundo de hoy es igual que el de hace 50 años, sería absurdo decir que es el mismo. Irónicamente solemos tener paradigmas que muestran o reflejan que seguimos viendo el mundo de una forma estandarizada y lineal.

La escuela como papel protagónico de este escrito no ha escapado de esta ironía, pues ésta aún suele ver el conocimiento como algo lineal, parametral, repetitivo y fragmentado, que debería ser impartido teniendo inmersa unas concepciones de niño, y de conocimiento heredadas de tiempos pasados, que respondían a los intereses de aquellas épocas.

Siendo la escuela descontextualizada del mundo actual, en este punto cabe preguntarnos, ¿dónde están los avances que se están dando ahora en materia de educación?, ¿por qué la escuela es tan inflexible en cuanto a los nuevos avances dados a lo largo de la historia? o ¿acaso no hay avances que la escuela pueda tomar para transformarse?

Lo más curioso es que los avances han existido y siguen existiendo, donde las propuestas son dadas a luz, pero la escuela es paradigmática y no es muy dada a los cambios.

Ante esto el postmodernismo que comenzó a darse alrededor del siglo XX tras los planteamientos de mecánica cuántica, la relatividad, la teoría del caos, y la cibernética, planteó que el conocimiento ya no buscaba una certeza, no podía ser dogmático, acabado, terminado, por el contrario debía ser transversal, y holístico, es decir, en términos educativos, interdisciplinar, donde la razón ya no sería el único instrumento para acceder al conocimiento, alejándonos de una “búsqueda casi esquizofrénica del orden y el control…” (Rodrigo Campos, 2008, p. 3), siendo el mundo de ahora complejo, dinámico, y conectado, por ende lleno de incertidumbre, en palabras de Morín (1999, p.76) “aunque conservemos y descubramos nuevos archipiélagos de certidumbre, debemos saber que navegamos en un océano de incertidumbre”.

Donde la incertidumbre transciende más allá de una simple duda, y es vista como lo indeterminado, lo aleatorio, una fuente de confrontación, donde de alguna manera se busca “comprender” lo dinámico que es, siendo la complejidad un elemento de la incertidumbre vista como la relación de las diferentes articulaciones.

De esta forma hasta aquí hemos planteado la situación de la escuela, donde esta se encuentra en una posibilidad de transformación a partir de la comprensión del mundo como algo complejo y dinámico, de lo cual hemos dado un bosquejo. En este punto la escuela no puede pretender que los maestros sean integrales o interdisciplinares cuando “los maestros no aprenden a pensar el mundo en forma integral, compleja y dinámica, nunca podrán enseñar a pensar en forma integral, compleja y dinámica” (Vasco, Bermúdez, Escobedo, Negret y León, 1999, p. 11), no lo podemos pretender si no empezamos desde los maestros al sembrar en ellos esta visión de incertidumbre lejos de la fragmentación, así como nos lo dice Rodrigo Campos1 (2008, p. 7- 11):

“La incertidumbre impone la necesidad de una pedagogía diametralmente opuesta a la construida en la modernidad ya que debe ser capaz de responder a unas realidades cada vez más multidisciplinares, transversales, multidimensionales, transnacionales, globales y planetaria (…) En este sentido la labor educativa debe concebirse como un proceso que va más allá de la transmisión y adopción de información, conocimientos, habilidades y destrezas. Debe convertirse en un espacio propicio para el mejoramiento integral de la especie humana bajo el principio de la vinculación con el medio y con la vida"

Entonces podemos decir que una de las propuestas o alternativas que se han desarrollado para intentar comprender la complejidad del mundo, ha sido el trabajo por proyectos en la escuela. Una exponente de este tipo de trabajo es Montserrat Ventura, que a través de su propuesta nos habla que proyectos de trabajo que utilizan interdisciplinariedad para articular los saberes de las diferentes áreas, buscando acercar la realidad que rodea al niño al aula de clase, y teniendo como punto de partida los intereses del niño, sobre este punto ventura (2006) nos dice :

“A nuestro modo de ver los proyectos de trabajo:
(…) Ofrecen la posibilidad de que los aprendices (o sea todos y todas) se puedan vincular a la realidad, es decir que sirvan para construirnos como personas a través de la significación profunda de la realidad compleja y cambiante, que nos envuelve. Así como repensar nuestras propias posibilidades de intervenir en este mundo”

Dentro de esta propuesta el maestro es visto como un jalonador del proceso de aprendizaje, y que permite los espacios para el dialogo, la confrontación y el compartir, donde los procesos evaluativos son continuos, integrales, tanto individuales como colectivos. Esta propuesta puede ir mucho lejos, tanto que podemos llegar a “eliminar las materias” porque hablaríamos de interdisciplinariedad, y si partimos de los intereses de los niños, romperíamos con el molde de los grados de escolaridad.

Por lo tanto, cabe resaltar que una institución educativa, ha intentado abordar esta posibilidad de transformación de la escuela, la Escuela Normal Superior De Villavicencio, ubicada en Colombia, en el departamento del Meta, en la ciudad de Villavicencio, desde su modelo pedagógico “Pedagogía de la Acción y la Construcción” han planteado “buscar formar educadores comprometidos con el papel de un docente que direcciona y orienta el proceso de desarrollo mental de sus estudiantes, como garantía de su posibilidad de reflexionar e intervenir éticamente sobre sí mismo y sobre el mundo de la vida”4 de esta forma se está dando un papel activo al docente y al estudiante, donde está inmersa una visión de enseñanza y aprendizaje, donde educar no es transmitir y aprender no es simplemente hacer, donde la ENSV resalta en gran manera que la finalidad de la educación es el “pleno desarrollo del ser humano en todas sus dimensiones”4.

Así como la ENSV, existen muchas instituciones que han estado planteando la posibilidad de transformación de la escuela a partir de la comprensión del mundo como algo complejo y dinámico, aunque como pudimos observar, la historia es “dinámica y compleja”, se pueden llegar a dar teorías, posturas, perspectivas, que incluso pueden ser contrarias a lo que se ha plasmado en este documento, esto es un comienzo apenas, termino con una de las frases que cite al principio “aunque conservemos y descubramos nuevos archipiélagos de certidumbre, debemos saber que navegamos en un océano de incertidumbre”. (Morín, 2006, p.76).

¿Es posible pensar otra escuela?

_________

Bibliografía

· Documento, Enfoque Pedagógico de la ENSV

· Morin E., (1999). El método, tomo III: El conocimiento del conocimiento. España, Cátedra

· Campos, Rodrigo. (2008). Incertidumbre y complejidad: Reflexiones acerca de los retos y dilemas de la pedagogía contemporánea, Volumen 8, Numero 1.

· Ventura Robira, Monserrat. (2006). Los proyectos de trabajo enseñan a vivir la complejidad del mundo en que vivimos. Del crriculum fragmentado al curriculum integrado. Ponència, Encuentro de Experiencias Educativas en trabajos por Proyectos, Bogotá, COLÒMBIA.

· Vasco, Bermúdez, Escobedo, Negret y León, (1999), El saber tiene sentido


juventud escuela educación Derechos Humanos




comments powered by Disqus

Lee más

Share