Alzá Tu Coz Contra el Odio

Avatar Estudiante
Luci Ruidiaz
Se registró el día 15 de agosto de 2017
  • 12 Artículos
  • Edad 25

Photo by Larm Rmah on Unsplash

Photo by Larm Rmah on Unsplash

Somos una parte importante de este mundo. Nuestra voz, nuestros sentidos, nuestras acciones conforman gran parte de la cultura. Lo que hacemos marca el rumbo, no sólo de nuestras vida sino también de las sociedades.

Muchas veces oigo personas que se preguntan ¿para qué participar? ¿para qué decir lo que pienso si nada va a cambiar? Y se equivocan. Se equivocan al creer que su voz no cuenta. Al fin y al cabo tan sólo una voz que se alza en el silencio, en la oscuridad, en la indiferencia, en el odio, puede llegar a torcerlo todo. Al fin y al cabo todas las veces en nuestra historia que logramos grandes cambios comenzaron con tan sólo una voz. Una pequeña voz que se alzó contra el racismo. Una voz que buscó apagar la violencia y la discriminación. Una voz que luchó por la equidad y la igualdad. Quizás eso fueron Martin Luther King, Gandhi y Simone de Beauvior, entre tantos otros más. Quizás lo que hizo que se convirtieran en lo que son es no haberse callado. Quizás pudieron movilizar a gran parte del mundo tan sólo con decir su voz, compartirla con el mundo.

Somos parte de ese mundo. Participar, reclamarle aquello en lo que falla, reconstruirlo. Podemos hoy, todavía seguir abriendo caminos hacia la paz, el camino que ellos trazaron. Podemos combatir el odio y la ignorancia. Podemos mucho más de lo que creemos. Podemos más de lo que vemos día a día. Podemos elegir. Somos libres para elegir.

¿Y si somos conscientes de que esa libertad es nuestra mayor aliada? ¿Y si somos conscientes de que nuestra voz es la mejor de todas las armas? Podemos entonces combatir todas las violencias, hacia las mujeres y los hombres, hacia los niños y los ancianos, hacia los pueblos indígenas, hacia los marginados. Podemos con nuestra voz desarmar la más terrible de todas las guerras: el odio. Podemos vencer los grandes odios y también los pequeños. Podemos contra la xenofobia y el racismo. Contra las discriminaciones, contra el sexismo.

Podemos abrir las puertas al otro, a los otros. Y encontrar en ellos un poco de nosotros. Encontrarnos, mirarnos y reconocernos como hermanos, más allá de todas las fronteras. Y quizás saber que en realidad no existe ninguna verdadera. Ninguna que pueda separarnos, ninguna que pueda negar la existencia de los otros. El otro existe y de vos tiene un poco. El otro existe y a vos es distinto.

Y este mundo necesita más tu voz, que se alce contra el odio. Que no sea cómplice, que no lo acepte, que no lo tolere. Que tenga bien en claro el respeto como base de todas las relaciones. Que tenga bien en claro que el temor no es necesario. Que luche siempre contra los desahucios de la ignorancia, que es ella quien engendra el rechazo a lo desconocido, que es ella quien engendra los prejuicios y estereotipos. Alzá tu voz. Alzá tu voz contra el odio. Alzá tu voz contra la ignorancia. No te calles.





comments powered by Disqus