Aquel no era yo

Publicado 13 de febrero de 2012 no picture

Se registró el día 15 de enero de 2012
  • 69 Artículos

Es el reciente cortometraje escrito y dirigido por Esteban Crespo, que cuenta la historia de Paula y Kaney, dos personajes -un niño africano y una mujer española- que podrían no tener nada en común, pero que llegarán a unir sus vidas irremediablemente a través de un disparo.

Kaney es un niño soldado de un país africano. Con él viven muchos otros niños soldado, acatando las órdenes del hombre que se ha convertido en su padre, el General del Ejército Rebelde.

Paula es una cooperante española llegada a África siguiendo a su pareja, Juanjo con el objetivo de ayudar y de rescatar a los niños soldado que allí viven. En un puesto fronterizo, Paula y Kaney se encuentran y ése será el punto de partida de la dramática historia que cuenta el cortometraje.

Suena como a toda una película de acción, no? La verdad es que el cortometraje, más que la acción, busca mostrar la dureza de la realidad de los niños y niñas soldado y lo que muy pocas veces vemos, sus secuelas.

Cómo dice un niño ex-soldado del conflicto de Sierra Leona: “Ser un soldado no es difícil: o te acostumbras o te matan. Lo más duro es conseguir vivir con tus recuerdos y volver a ser tú mismo después de haber hecho las cosas que has hecho”.

La problemática de los niños y niñas soldado es un drama invisible que sigue latente en muchos países de todo el mundo. Muchas veces pensamos incluso que es un problema de África (allá donde tienen miles de conflictos). Conflictos que involucran a millones de personas, millones de recursos y que muchos intereses económicos se alimentan de ellos, y mientras tanto para nosotros siguen invisibles.

Sin embargo, en América también tenemos nuestro propio caso: Colombia. La semana pasada, la organización Tribunal Internacional sobre la Infancia Afectada por la Guerra denunció la existencia de hasta 14.000 niños soldado en Colombia, en un informe presentado en Londres con motivo del Día Internacional contra el uso de los niños y niñas soldados en conflictos.

El reporte anual “Los dos Congos de la Guerra” con el lema Colombia y la Region de los Grandes Lagos en Africa, dos regiones de muerte para la infancia, está dedicado en especial a la Infancia Colombiana afectada por la guerra durante el periodo 2011-2012 y a la Infancia de los Grandes Lagos de África.

Para el caso de Colombia, el informe recoge testimonios de cómo grupos paramilitares, fuerzas insurgentes guerrilleras e incluso el Ejercito Nacional, explotan a menores para sus fines tales como el control de los recursos naturales y el narcotráfico.

La organización constata que los integrantes de estos grupos armados han utilizado a niñas como "novias", a las que violan, obligan a abortar y a prostituirse, mutilan sexualmente o esclavizan. También han utilizado a niños a partir de seis años para ser "espías, esclavos sexuales o asistentes logísticos", y el propio Ejército colombiano "ha empleado a menores en tareas de inteligencia", según el Tribunal.

Entre los niños que han sido reclutados a la fuerza a estos grupos armados, muchos fueron forzados a asesinar personas y descuartizar sus cuerpos. Algunos dijeron haber sido obligados a beber sangre humana, en algunos casos mezclada con pólvora, para “conquistar el miedo”.

En el informe, el Tribunal también denuncia la situación en países de la región africana de los Grandes Lagos como la República Democrática del Congo o Sudán, donde se calcula que hay hasta 35.000 niños utilizados en conflictos por grupos armados que les obligan a combatir y les someten a todo tipo de abusos.

Según el mismo informe, en el Congo, el sida y los traumas psicológicos son la huella de las múltiples violaciones y abusos a los que también se somete a los menores, a los que se obliga a combatir y a cometer delitos. Allí mismo, a los niños que nacen tras una violación sexual se los llama a veces “niños del odio” y a veces incluso “niños del enemigo”, condicionando a estos niños a una marginación social para su desarrollo humano.

De acuerdo con el Mapa de Niños Soldados de Amnistía Internacional, hoy día hay oficialmente, 300.000 niños combatientes en todo el mundo. Cuánto de esto sale en los medios de comunicación? Cuánto de esto se denuncia? Yo siento que hay mucho silencio de la sociedad respecto a lo que se le ha hecho a estos niños y niñas y lo poco que la misma sociedad ha contribuido a cambiar esta situación. Es una problemática que no habla bien de los gobiernos ni de todas las grandes empresas que operan en estos países, quienes a su vez son también cómplices de esta situación. Hasta cuando se podrá pasar por alto la muerte de tantos cientos de niños y la destrucción del futuro de tantos otros miles?




comments powered by Disqus

Lee más