Atención: Busco Refugio

Avatar Intern Voices of Youth - UNICEF
Lorena Miranda Gutierrez
Se registró el día 22 de febrero de 2017
  • 11 Artículos
  • Edad 22

 CC0 Public Domain

CC0 Public Domain

Estos últimos años he escuchado mucho sobre refugiados por temas de guerra y derechos humanos. Ciudadanos de países como Siria han tenido que dejar sus hogares porque su vida corría peligro o mejor dicho, ya no tenían una vida en medio de tanta violencia. Los medios de comunicación han mostrado videos de miles de personas huyendo en barcos que muchas veces no resistieron y dieron como resultado imágenes impactantes como la del niño Aylan que fue arrastrado hasta la orilla de una playa turca cuando su embarcación fue destruída.

Por un momento, y al igual que muchos en América Latina, pensé que esta realidad era lejana porque la mayoría de nuestros países viven relativamente en paz y hay muchas alianzas entre nosotros que vienen fortaleciéndose. Pero debemos saber que la guerra no es la única amenaza para convertirse en refugiado.

Hoy, los problemas climáticos en algunas partes del mundo tienen efectos tan fuertes, que llegan a provocar que los habitantes de estas tierras tengan que migrar. A estas personas se les ha asignado el término de refugiados climáticos o medioambientales, pero hasta el momento, ningún organismo internacional los ha reconocido como refugiados legalmente, lo cual es necesario para que accedan a la protección internacional.

Desde el año 2009, el ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) ha estimado que cada segundo una persona es desplazada por un desastre natural. Asimismo, en promedio, 22.5 millones de personas han tenido que migrar por eventos relacionados al clima o al medio ambiente desde el 2008 al 2015.

Esta problemática sigue avanzando tan rápido o incluso más rápidamente que el daño que venimos provocando al medio ambiente. El ACNUR, también ha pronosticado que para el 2050 la cantidad de refugiados climáticos a nivel mundial llegará a ser entre 250 y 1000 millones de personas. Nuestra región será una de las más afectadas, y eso lo notamos con el aumento del nivel del mar, la escasez del agua potable y lo extremo que se está volviendo el clima.

En América del Sur, las intensas lluvias y fenómenos como El Niño provocan inundaciones y huaicos. En Centroamérica las sequías cada vez se hacen más comunes. Llego a la conclusión de que no es loco pensar que en unos años yo podría encontrarme migrando a otro país por temas de cambio climático. ¿Será que debo a empezar a buscar refugio desde ahora? Pero más allá de eso, me queda reflexionar sobre qué estamos haciendo para que esto no pase. Algunos países están adoptando políticas que nos hacen retroceder. Por ejemplo, en Estados Unidos han levantado las restricciones para producir más petróleo, gas natural y carbón. Pero al final lo que damos, regresa y ya nos tocará pagar las consecuencias.





comments powered by Disqus