Educación desigual.

Publicado 9 de agosto de 2014 Avatar Valeria Martínez Guzmán

Avatar Valeria Martínez Guzmán Ver Perfil
Se registró el día 21 de junio de 2014
  • 10 Artículos
  • Edad 16

La educación es un derecho humano fundamental, esencial para conocer nuestros derechos, hacerlos valer y generar un estado de desarrollo personal y colectivo, teniendo repercusiones a nivel mundial. A pesar de la importancia de la educación, millones de personas en el mundo no tienen acceso a ella, principalmente por la pobreza que se genera en algunos países, porque desmitifiquemos que Latinoamérica tiene países pobres, al contrario son países ricos con muchos pobres, toda vez que la riqueza está mal distribuida.

La formación académica es uno de los instrumentos más poderosos para reducir la pobreza y la desigualdad de los pueblos, y sienta las bases para un crecimiento económico y social. El precio de que los habitantes de los países no tengan acceso a la educación es realmente caro, la falta de educación es la mejor aliada de la violencia.

La educación incide decisivamente en las oportunidades y la calidad de vida de los individuos, las familias y la población en general. El efecto de la educación en la mejora de los niveles de ingreso, la salud de las personas, los cambios en la estructura de la familia (en relación con la procreación de hijos y la participación en la actividad económica de sus miembros, entre otros), la promoción de valores democráticos, la convivencia civilizada y la actividad autónoma y responsable de las personas ha sido ampliamente demostrado.


Cifras en América Latina.

Según el informe de UNESCO “Educación para Todos en el Mundo 2012” en seminario en la CEPAL a letra dice:

En la región de América Latina y el Caribe, más de ocho millones de personas con edades comprendidas entre 15 y 24 años -esto es, uno de cada doce jóvenes latinoamericanos y caribeños- ni siquiera han llegado a terminar sus estudios primarios y, por lo tanto, necesitan que se les ofrezcan vías alternativas a fin de poder adquirir las competencias necesarias para encontrar un empleo y acceder así a una vida próspera. Casi un 50% de la población total de esta región tiene menos de 25 años de edad. En todas las regiones del mundo, más de un 25% de los jóvenes se ven reducidos a desempeñar trabajos que los mantienen en el umbral de la pobreza o por debajo de éste. “

Educación en México

En México, como en muchas partes del mundo, existen diferentes niveles de educación: que abarca desde la básica, media superior, superior y posgrado los cuales comprenden estudios en: preescolar, primaria, secundaria, bachillerato, licenciatura, maestría y doctorado, además de diplomados y otras modalidades de educación superior.

En México la Educación es un derecho fundamental que se establece en la Carta Magna, en el artículo 3°:

“Todo individuo tiene derecho a recibir educación. El Estado Federación, Estados, Distrito Federal y Municipios, impartirá educación preescolar, primaria, secundaria y media superior. La educación preescolar, primaria y secundaria conforman la educación básica; ésta y la media superior serán obligatorias.”

A pesar de ser una prerrogativa, no todos tenemos acceso a ella. En el marco del Día Internacional de la Juventud Es importante destacar que México tiene 36.2 millones de jóvenes, lo que equivale a 32% de la población del país. De ese total, el 50.8% son mujeres y el 49.2% restante son hombres.

Hace unos días se publicaron los resultados del examen de colocación en la Educación Media Superior del área metropolitana de mi país, en el cual participaron 284 mil jóvenes. En la Ciudad de México se encuentran las instituciones educativas con mayor demanda de todo el país como es el caso de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Cifras alarmantes reflejan que solo 36 mil jóvenes fueron admitidos en la UNAM y 20 mil el Instituto Politécnico Nacional.

Lo que nos hace reflexionar y entender que las opciones educativas existen, ya que en este último proceso de selección sólo 1 de cada de 10 aspirantes se quedó sin opción para seguir estudiando, pero estas opciones no cubren las expectativas de las y los jóvenes ni de sus familias. Ya que la mayoría ofrece una preparación técnica y no una proyección profesional para alcanzar un grado de estudios.

Esta condición trae como consecuencia la deserción escolar de miles de jóvenes en edad de estudiar, que en el mejor de los casos es integrarse a un trabajo formal, (los cuales no existen ni se generan año por año ni por la iniciativa privada ni por el Estado) pero la realidad es que se desarrollan en fuentes informales de empleo y en el peor de los casos se integran a organizaciones delictivas que por desgracia crecen de forma alarmante en mi país y en nuestro continente. Dando pie a uno de los problemas que muchos conocemos pero que al parecer nadie hace nada por reducir el número de jóvenes llamados “NINIS” que ni estudian ni trabajan.

Por lo tanto este derecho humano se debe materializar con el objeto de que percibamos un progreso generalizado de nuestra región. La educación es la mejor arma para reducir la violencia, la desigualdad y la pobreza. Si todos y todas tuviéramos acceso a la educación realmente progresaríamos como país, como continente y como mundo.

http://www.cepal.org/cgi-bin/getProd.asp?xml=/prensa/noticias/comunicados/0/11260/P11260.xml

http://www.sep.gob.mx/work/models/sep1/Resource/2249/1/images/vf-jovenes-educacion-ninis.pdf

http://www.ordenjuridico.gob.mx/Constitucion/articulos/3.pdf

http://www.excelsior.com.mx/comunidad/2014/08/01/974000


juventud educación Derechos Humanos Pobreza Blogger 2014




comments powered by Disqus

Lee más