Jóvenes que inspiran: David Riveros García, Paraguay

Avatar Sol Segovia
Se registró el día 12 de abril de 2015
  • 16 Artículos
  • Edad 20

David Riveros García

David Riveros García

Gracias a mi increíble tutora, conocí a un paraguayo que sigue teniendo el sueño de mejorar el país, y tan solo con leer sus palabras me transmitió todas sus esperanzas, energía y entusiasmo de hacer lo mismo. Es por eso que hoy se los presento.

David Riveros García es fundador y director ejecutivo de una organización de la sociedad civil que se llama "reAcc!ón" (Responsabilidad en Acción). La misión de la organización es promover la educación cívica para empoderar y comprometer a ciudadanos en la promoción de transparencia, anticorrupción y buena gobernanza, especialmente en el sector educativo.

Inició reAcc!ón (anteriormente "Reacción Juvenil de Cambio) con sus amigos cuando tenía 18 años, luego de haber liderado una manifestación de casi un mes en mi colegio, el Centro Regional de Educación de Ciudad del Este, mientras era el presidente del Centro de Estudiantes.

¿Cómo comenzó todo esto? ¿Qué los impulsó?

Decidimos competir en las elecciones del centro de estudiantes de nuestro colegio, el cual cuenta con aproximadamente 4.000 alumnos, porque notamos que el grupo que dirigía dicho estamento estudiantil venía de años sin evidenciar mejoras para la calidad de la vida y educación del estudiantado. Desde el inicio la corrupción estuvo muy presente porque entendíamos que un partido y una figura política apoyaban la candidatura del grupo que quería ser reelecto. Eso nos molestaba de sobremanera. Que hubiera influencia político partidaria en una institución educativa. Si eso sucedía durante la campaña electoral, de seguro habían cosas peores escondidas en el colegio. Y así era. Ganamos por una diferencia considerable y nos pusimos la misión de revivir al centro de estudiantes y hacerlo un estamento independiente y crítico. Por ser así, rápidamente nos encontramos con dificultades impuestas por profesores y autoridades educativas. Una simple investigación nos demostró que la mayoría de los directores miembros del consejo del colegio tenía o tuvo algún problema judicial por distintos motivos. En ese entonces el cargo para Director General del colegio estaba vacante y se había abierto una competencia. El ganador del concurso no podía asumir por problemas judiciales según una denuncia de quien fuera el segundo colocado. Pero para empeorar todo, el segundo colocado quería (y consiguió) que se lo declare ganador cuando que lo correcto hubiera sido que se vuelva a llamar a concurso. Meses de haber presentado documentos ante el Ministerio de Educación que evidenciaban las irregularidades de varios profesores y directores, incluidos los dos contendientes al cargo de Director General fueron totalmente ignorados. Entonces iniciamos una manifestación y un paro.

Hacer este tipo de organizaciones sociales no es algo que lleve poco trabajo, ¿qué es lo que te inspira a no dejarlo todo?

En esto hay dos lados básicamente: por un lado, los que creen que ya no hay forma de cambiar las cosas por más que se intente, y por otro lado quienes aún tienen esperanzas. Yo elijo estar del lado de quienes aún no han tirado la toalla. Porque, ¡qué triste y aburrida ha de ser la vida de quienes ya lo tienen todo por dado Es como renunciar a su individualidad, es como renunciar a la energía de su vida y simplemente flotar a la deriva de la corriente. Porque la esperanza verdadera es creer en algo, no porque sea probable, sino porque incluso si es improbable, es lo correcto. Porque es lo correcto. Por eso.

6) ¿Qué le dirías a la sociedad paraguaya sobre su típico pensamiento de que “en Paraguay nada se puede cambiar” o que “nada se puede lograr”?

Todos somos una promesa de cambio para nuestro país. Cada uno de nosotros es una promesa de cambio distinta. Lo difícil es darnos cuenta de qué o cuál tipo de promesas somos, y así nos perdemos rápidamente intentando ser lo que no somos simplemente por “ser más”. Es así que a la larga perdemos nuestra esencia y llegamos a esa conclusión de que no se puede cambiar nada. De verdad no nos ponemos a pensar lo mucho que influimos en las personas cercanas a nosotros. En retrospectiva, breves minutos de conversación, algún momento tonto, o incluso alguna frase muy simple se convierten en situaciones que cambian nuestras vidas para siempre. Al menos así fue en mi caso. Y creo que así cambia el mundo, con cada sincera sonrisa de gratitud hacia lo mucho que hemos recibido de otros y lo mucho que podemos dar en retribución siendo nosotros mismos en nuestra esencia.





comments powered by Disqus