La importancia de los Derechos Humanos como base del justo Desarrollo

Publicado 6 de agosto de 2014 Avatar ROCIO AMADO TORRES

Avatar ROCIO AMADO TORRES Ver Perfil
Se registró el día 6 de agosto de 2014
  • 1 Artículo

La persona humana es el sujeto central del proceso de desarrollo, toda política de desarrollo debe por ello considerar al ser humano como participante y beneficiario principal de éste.

Después de la Segunda Guerra Mundial, uno de los conflictos más destructivos en toda la historia de la humanidad, la comunidad internacional se reunió para reafirmar su compromiso con los derechos humanos, aprobando la Declaración Universal de Derechos Humanos. Esta carta se proclamó el 10 de diciembre de 1948 y fundamenta que los derechos y libertades son esenciales para la dignidad humana como norma común en toda sociedad. Asimismo, marca las reglas y proporciona recomendaciones para que todos los países protejan los derechos humanos de sus ciudadanos, fundamentando que el respeto a éstos sea la base de la libertad, la justicia y la paz en el mundo.

El “fenómeno” de los derechos humanos impactó en América Latina mediante la adopción de instrumentos como la Convención Americana de Derechos Humanos y la creación de instituciones tales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos. En México, se creó la Comisión Nacional de Derechos Humanos en 1992, siendo, sin duda, el inicio de un gran camino que sentó las bases para combatir la desigualdad, la corrupción, y la violencia en el país.

Actualmente, la pobreza en el mundo priva a millones de personas de sus derechos fundamentales. A su vez, las sociedades carecen de la contribución de esas personas. Para lograr el progreso sostenible en una nación, es necesario reconocer en primer lugar la interdependencia entre el respeto de los derechos humanos y el desarrollo.

A fines de la década de los noventa y como consecuencia de la Conferencia Mundial de los Derechos Humanos en Viena celebrada en el año de 1993, la Comunidad Internacional comenzó a percibir la necesidad de integrar los derechos humanos al desarrollo de las naciones. La Declaración de Viena afirma que: “La persona humana es el sujeto central del proceso de desarrollo y que toda política de desarrollo debe por ello considerar al ser humano como participante y beneficiario principal del desarrollo. En el plano nacional es responsabilidad de los Estados garantizar para todos el acceso a los recursos básicos, la educación, los servicios de salud, los alimentos, la vivienda, el empleo y la justa distribución de los ingresos.”

En la actualidad, todos debemos de ser vigilantes de los derechos humanos, a los cuales todos accedemos por el simple hecho de nacer, sin importar raza, religión, nivel socioeconómico o nacionalidad. Aunado a lo anterior, el progreso duradero de cualquier nación depende del respeto de los derechos humanos y de la participación efectiva de los ciudadanos en los asuntos públicos, ya que éstos derivan en un mejoramiento sustentable del bienestar económico, social y político de todos los individuos y pueblos.

La defensa de los derechos humanos es una invitación a la acción colectiva, un compromiso con la transformación social que va más allá de los derechos civiles y políticos. El desafío es construir lazos sociales, redefiniendo las relaciones entre los actores y creando instituciones que los sostengan y promuevan.

Es decir, se considera desarrollo humano al conjunto de dimensiones, condiciones y principios que se establecen en el marco de las libertades civiles y que consideran a los individuos como protagonistas de su desarrollo. Sin duda, se concibe al desarrollo humano como un proceso de la gente, por la gente y para la gente. En este sentido, las claves del mismo son: equidad, participación, seguridad, gobernabilidad y sustentabilidad, las cuales implican una sociedad participativa con un Estado activo.

Desde el inicio del siglo pasado, la idea del desarrollo se ha ido transformando, partiendo de un modelo que centraba el desarrollo en el crecimiento económico lineal y ascendente, hasta la actual concepción que contempla multiplicidad de variables que refieren a lo humano y considera a la persona como núcleo central en su definición.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), define el desarrollo humano como: “Un proceso mediante el cual se amplían las oportunidades de los individuos, las más importantes de las cuales son una vida prolongada y saludable, acceso a la educación y el disfrute de un nivel de vida decente. Otras oportunidades incluyen la libertad política, la garantía de los derechos humanos y el respeto a sí mismo.”

“El desarrollo no es sólo caminos, puentes y hospitales, sino además esfera pública, como espacio de encuentro de las culturas que se enriquecen mutuamente, intercambiando valores y expresiones en pos del cambio social”. Germán Rey

Muchos podrán preguntarse ¿Qué tienen que ver los derechos humanos con el desarrollo? El desarrollo humano es esencial para un pleno respeto a los derechos humanos, así como los derechos humanos son esenciales para que haya un pleno desarrollo sostenible. Ambos buscan asegurar la libertad, dignidad, y calidad de vida a todo ser humano que viva en el mundo.


Desde esta perspectiva, es fundamental considerar dos problemáticas centrales:

• La capacidad del Estado para hacer cumplir los derechos humanos.

• La conciencia y capacidad de las sociedades de exigir su cu


Las temáticas que se fueron incorporando a la discusión sobre el desarrollo y los derechos humanos en los últimos años son:

• Múltiples dimensiones de la pobreza y la inequidad.

• Fortalecimiento de la institucionalidad democrática.

• Participación desde los distintos sectores sociales.

• Perspectiva de género.

• Seguridad social y económica.

• Globalización, economía internacional e identidades locales.


Tres razones por las cuales el desarrollo humano es un gran aliado de los derechos humanos:

El enfoque de atención en el contexto socio-económico para la realización de los derechos humanos.Proporcionan una evaluación sistemática de las limitaciones económicas e institucionales para la realización de los derechos.Creación de un punto de vista dinámico, a largo plazo sobre el cumplimiento de los derechos.

Tres razones por las cuales los derechos humanos agregan valor a la agenda de desarrollo:

Crean la atención de proveer a todas las personas con derechos.Proveen una legitimidad legal al desarrollo.Dan prioridad a los grupos sociales más excluidos.

Sin duda, deben superarse obstáculos para hacer realidad los derechos humanos para todas las personas. Podríamos decir que es casi una tarea “imposible”, pero debemos de estar convencidos de que, trabajando en forma conjunta gobierno y ciudadanos, se puede lograr. Tengamos claro que el camino del desarrollo está en absoluta consonancia con el respeto y el cumplimiento de los derechos humanos. Sin embargo, no es suficiente un sujeto de derecho consciente de la realización de su dignidad. Es necesario que las personas sean actores políticos, agentes de cambio tanto a escala individual como colectiva; es decir, que seamos ciudadanos responsables, críticos, y tolerantes. En una palabra: participativos.

mexico Derechos Humanos desarrollo




comments powered by Disqus

Lee más