La incitación al odio en Los Medios de Comunicación.

Publicado 4 de febrero de 2012 Avatar Facundo Sutherland

Avatar Facundo Sutherland Ver Perfil
Se registró el día 17 de octubre de 2011
  • 12 Artículos

Hoy hable con algunas personas acerca de la Radio Télévision Libre des Mille Collines, la famosa radiodifusora privada que durante el Genocidio acaecido en Ruanda en 1994, incitaba a la violencia a las matanzas. Son recordadas las terribles palabras del locutor Georges Ruggiu, cuando deshumanizaba a los tutsis degradandoles bajo el mote de "cucarachas", o su su frase: “¿Qué están esperando? Las tumbas están vacías. ¡Agarren sus machetes y partan a sus enemigos en pedazos!”.

Cuando la Corte Penal Internacional juzgó a los genocidas, no solo se encargó de los políticos o militares, sino también de estos responsables de los medios de comunicación, ya que su método de propaganda de incitación al odio fueron responsables de miles de muertes. Era el mayor caso de los medios de comunicación como medio de incitación a la violencia que se reconocía (por todas los países) desde las tácticas de propaganda del abominable Joseph Goebbels. Un poco en broma, alguien me había hecho referencia a un conocido medio de comunicación, el diario on-line OPI Santa Cruz, como un ejemplo moderno de incitación al odio. Es obvio que es incomparable a la violencia expresada por los del medio africano. Pero si vemos algunas de sus notas, notamos un uso del lenguaje terrible, donde las palabras indirectas o directas, demuestran un odio grande. Llamar directamente "mentirosos", "estafador", "viuda actuada", "discípulos de Goebbels", "golpistas", y demás palabras no creo que sean las palabras de un nota periodística, menos cuando no se presentan pruebas o fuentes.

Este lenguaje, se podía aceptar, con mucha cautela en notas de opinión, pero esta frases no fueron extraídas de estos, sino de artículos periodísticos que no presentan pruebas, testimonios o fuentes. Sus conocidas fuentes son siempre "altos funcionarios del gobierno" o "cercanos al poder". Entonces, ¡El Gobierno esta lleno de espías!. Podemos ver el resultado de toda esta campaña en parte de los comentarios que se presentan al final de las notas. Yo lo que menos quiero es que se viole la libertad de expresión, pero considero que algún control debe llevarse a cabo contra el lenguaje presente en los medios masivos de comunicación. Lo que no quiero es que se llegue a producir activistas ultra-radicales influenciados por los medios, como ya vimos en el caso ruándes y en el del noruego Andreas Brehivik. Repito, mi intención no es acabar con la libertad de expresión, que es el mayor beneficio del que disponemos los seres humanos.

Recomiendo dos bases para tratar el tema:

-La nota sobre el accionar del Locutor Georges Ruggiu en la Radio Television Libre de las Mil Colinas durante el Genocidio Ruándes: http://mediocracia.wordpress.com/2008/01/10/retrato-de-un-genocida/

http://web.me.com/mundimedia/Mundimedia_press/RTLM-La_radio_del_Genocidio.html

  • La película "Hotel Rwanda", acerca de Paul Russesabagina, que salvó miles de vidas durante el Genocidio Ruándes. Lo interesante es analizar el papel que desempeña la emisiones de la Radio Television Libre de las Mil Colinas que se oyen durante el film.

Nota Aparte: Puede que la nota contenga errores de ortografía o incoherencias expresivas. Se deben a que al momento de escribir el artículo me encontraba desarrollando otras actividades. Les ruego sepan disculpar las molestias.

Facundo Sutherland. Argentina.




comments powered by Disqus

Lee más

Share