La Vocación y la Escuela

no picture Estudiante
Armando Alvarado
Se registró el día 14 de septiembre de 2017
  • 2 Artículos

Generalmente ha existido el papel protagonista de la escuela en la determinación de la vocación de los estudiantes con los que cuenta el sistema educativo. En compañía de este proceso de selección salen a relucir otros aspectos de alta importancia como lo puede ser la sociedad, la cultura y la familia. Y, asertivamente todos son fundamentales en el desarrollo de nuestras aptitudes, de hecho, las áreas antes nombradas son las que realmente preparan al niño asegurándole que tenga un sustento profesional agradable a sus aspiraciones e intereses.

Al parecer, la escuela ha contado siempre con ese objetivo, pero al mismo momento ha sido ignorante de su condición, dejando pasar muchos estudiantes, que pueden contar con formación académica y disciplinaria, pero no con una educación vocacional. Por sobre todas las cosas, aún la institución escolar no ha sabido cómo explotar su propio potencial, en la capacidad que tiene para dar un gran catálogo de opciones que atraigan al estudiante hacia el encuentro de su vocación y sus potencialidades.

De manera que el sistema educativo no puede prescindir de sus responsabilidades, y traspasarla a otros ámbitos, como lo puede ser el familiar o el social; el compromiso hacia con las nuevas generaciones debe surgir a partir del deber compartido de asistir a aquellas personas que lo ameriten, de esta forma no centralizamos a la escuela como una suprainstitucion, sino que al mismo momento tanto la ciudadanía como el Estado, den su aporte y su ayuda para que los jóvenes se conviertan en ciudadanos útiles.

Si bien existen aspiraciones que surgen de manera innata con los niños, estas mismas son vocaciones frágiles, de poca madurez y escasa formación; siempre al lado del proceso de la enseñanza académica, debe haber una asistencia constante, no solo que diversifique actividades seleccionadas por los niños, sino que también se convierta en una revisión constante que eduque al niño para que en lo que se desenvuelva profesionalmente, cree un liderazgo en sus actividades y de el cien por ciento de sus posibilidades y sus conocimientos.

Si estudiamos a fondo la actual situación vocacional de los educandos, veremos que actualmente existe una vocación huérfana. Una vocación que nace de la necesidad y no de los intereses individuales de cada persona. Recientemente, charlaba con un grupo estudiantes de una secundaria de mi ciudad, y veía la crudeza de la situación y las caras de una juventud sin igualdad de oportunidades, y que simplemente deben elegir entre dos opciones, sobrevivir o estancarse. Para concluir, el mundo todo, no debe simplificar el aspecto vocacional; esto es un universo integral, en el que también participa protagónicamente el Estado, cuando comprendamos esto, nos convertiremos finalmente en una sociedad educadora, una sociedad con la que todos soñamos





comments powered by Disqus