El Medio Ambiente

© UNICEF/NYHQ2010-2150/Marco Dormino


La existencia de entornos limpios y protegidos forma parte de los derechos fundamentales de los niños y las niñas.
La tierra proporciona muchos de los recursos necesarios para proteger los derechos de los niños, como el derecho a alcanzar el más alto nivel de salud (artículo

24 de la Convención sobre los Derechos del Niño). Pero conforme la población mundial crece y la demanda de energía aumenta, la contaminación y el mal uso de los recursos naturales están causando graves daños al medio ambiente. A su vez, la salud de las personas, los suministros de alimentos y el sustento diario están cada vez más amenazados.

Un entorno limpio es especialmente importante para los niños, particularmente vulnerables a las enfermedades. La razón es que sus cuerpos no se han desarrollado del todo y por lo tanto tienen menos resistencia a las enfermedades. Asimismo, en proporción a su peso, los niños respiran más aire, beben más agua y comen más alimentos que los adultos, de manera que ingieren dosis mayores de contaminantes y sustancias químicas. Una salud deficiente, unida a la degradación y contaminación medioambiental, también puede interrumpir los estudios de los niños e impedirles de muchos modos que desarrollen todo su potencial. Entre las numerosas amenazas medioambientales a las que se enfrenta el mundo se encuentran las siguientes:

La atmósfera 

• El uso de hidrocarburos y la emisión de gases invernadero como el dióxido de carbono en la atmósfera están contribuyendo al calentamiento global y al cambio climático. Por consiguiente, lo que cabe esperar es un clima más errático, con veranos de temperaturas extremas, nevadas más intensas, huracanes, sequías e inundaciones. 

• El aire contaminado del exterior proveniente de las industrias y los medios de transporte reduce la calidad del aire que respiramos, así como la de los alimentos y suministros de agua. • El aire contaminado del interior, que generalmente procede de los medios para cocinar y calentar los hogares con biomasa (carbón y madera) y sin ventilación apropiada, lleva a un alto porcentaje de infecciones y enfermedades respiratorias.

La tierra 

• El uso repetido de la tierra agrícola reduce la calidad de la misma, hasta el punto de que en algunos casos no se puede volver a utilizar. Esto afecta de manera significativa a la cantidad de alimentos que a largo plazo puedan producirse en la región. 

• Los árboles y los bosques están desapareciendo y la deforestación aumenta el impacto de los desastres naturales conforme la tierra se vuelve más vulnerable a los deslizamientos de tierra y aludes de lodo tras inundaciones y lluvias intensas.

El agua 

• A nivel mundial, el agua contaminada es la causa principal de las enfermedades humanas y la muerte. Las bacterias, los parásitos y los virus entran en el agua potable cuando ésta procede de aguas residuales contaminadas por heces animales o humanas. La contaminación puede proceder también de productos químicos nocivos, como los pesticidas utilizados en las granjas, 

• Los vertidos químicos en el océano, junto con la sobreexplotación pesquera, están dañando la existencia de peces, fuente de alimentación e ingresos de muchas comunidades costeras.

La biodiversidad 

• El número y diversidad de especies animales y de plantas en la naturaleza está descendiendo como resultado de los cambios en su entorno. La reducción de la biodiversidad tiene un efecto perjudicial en los ecosistemas, sistemas bien equilibrados en los que interactúan las diferentes especies y agentes de la naturaleza. 

• El impacto de la pérdida de la biodiversidad también afecta de muchas maneras a la salud de las personas. La disminución de especies reducirá la disponibilidad de ingredientes esenciales para medicamentos farmacéuticos que salvan vidas, además de que la desaparición de muchas especies, como los peces, significa la pérdida de importantes proteínas para el género humano de todo el mundo. 

• Los cambios en los ecosistemas pueden tener consecuencias imprevistas y perjudiciales. Por ejemplo, las abejas representan un importante papel en la propagación del polen. Si su medio ambiente se daña, no solo afectará a las abejas sino que reducirá la cantidad de frutas, verduras y otras plantas de las que dependen los animales y los humanos.

La respuesta mundial 

La comunidad internacional se ha comprometido a prestar más atención al medio ambiente. Uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio consiste en asegurar la sostenibilidad medioambiental (ODM 7), que incluye objetivos específicos sobre la conservación de los bosques, reducción de gases invernadero, y protección de las reservas de peces, de las fuentes de agua y de la biodiversidad.

En 2009, la Organización Mundial de la Salud elaboró un Plan de Acción Global para la Salud Infantil y el Medio Ambiente. Se le llamó “el Compromiso de Busan” y se trata de una hoja de ruta para los gobiernos y otros actores sobre la que puedan trabajar para mejorar el medio ambiente de niños y niñas. Para más información ver: http:// www.who.int/ceh/en/.

La sostenibilidad medioambiental 

En 1987, una Comisión de la Naciones Unidas definió la sostenibilidad medioambiental como “el desarrollo que hace frente a las necesidades de la presente generación sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para afrontar sus propias necesidades”. Los seres humanos dependen de los recursos naturales para sobrevivir, pero son los niños y jóvenes de hoy quienes afrontarán las peores consecuencias del mal uso y la explotación de los recursos naturales y la polución del medio ambiente. Por lo tanto, es importante que se gestionen estos recursos de manera sostenible.

Muchos niños, niñas y jóvenes están haciendo frente a problemas medioambientales organizando actividades de reciclaje y de limpieza de basuras en su comunidad, o promoviendo que sus gobiernos establezcan unas políticas medioambientales mejores.

Desde "la Ciudad de los Zorzales", Honduras

Mientras yo escribo aquí, sentada en una hamaca, los zorzales están cantando allá, los escucho...

Lee más

Hola/hello/Bonjour! Me presento

Hola/hello/Bonjour, Mi nombre es Fabricio Argandoña, tengo 15 años, soy Boliviano resido en...

Lee más


Un futuro latente

¿Qué es lo que estamos comiendo? Aunque este video sea la publicidad de un juego para aparatos...

Lee más

El rostro humano del Cambio Climático

El Cambio Climático es un tema que está en boca de muchos, y todos en algún punto hemos escucha...

Lee más


Presentamos a los Bloggers 2014 de "La Juventud Opina"

Después de un proceso de selección con cientos de aplicaciones recibidas, en “La Juventud Opin...

Lee más

SOStenibilidad

En el 2011 Tratando de exponer lo que sucedía en nuestra ciudad, un compañero y yo realizamos es...

Lee más


¿Quién se beneficia de las iniciativas empresariales encaminadas a l...

Cuando una empresa decide en invertir tiempo, recursos y capital para convertirse en una Empresa S...

Lee más

¡Súmate a reciclar!

Agradezco a las personas que están empezando a reciclar, pero me gustaría que todas las personas...

Lee más


Juntos hacemos la diferencia

Mi nombre es Sandra; tengo 16 años, vivo en el Barrio San Blas, en San Miguel, Buenos Aires, Arge...

Lee más

La música para la esperanza

El arte que inspira a gente en todo el mundo a para que utilice su talento y energía para el proc...

Lee más


ver más