Cumpliendo la promesa con la Supervivencia Infantil

Publié 16 juin 2012 no picture

Inscrit le 15 janvier 2012
  • 69 Articles

Sudáfrica es uno de los países que tiene una de las mayores tasas de prevalencia del VIH en el mundo y desde hace más de 10 años, para evitar la transmisión de madre a hijo del VIH durante la lactancia, el Gobierno de Sudáfrica lanzó una política para suministrar una fórmula alimenticia infantil gratuita para todas las madres VIH-positivas.

Sin embargo, esta fórmula infantil no es equivalente a la leche materna, no contiene todos los nutrientes esenciales o anticuerpos para proteger a los niños de la diarrea, la neumonía o la malnutrición, algunas de las principales causas de muerte en niños menores de 5 años. Así es como la mortalidad infantil sigue siendo un problema crítico en Sudáfrica que se encuentra actualmente por debajo de alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio en la reducción de la mortalidad infantil.

Ante esto, se ha puesto en marcha un importante cambio de política en la Provincia de KwaZulu-Natal, la provincia con mayor prevalencia del VIH entre mujeres embarazadas. Todas las madres están siendo alentadas a amamantar a sus hijos exclusivamente durante los primeros seis meses. Y en lugar de la fórmula, las madres seropositivas y sus hijos recibirán los medicamentos antirretrovirales que reducirán de forma dramática las posibilidades de transmisión.

La baja tasa de lactancia materna en Sudáfrica que no alcanza el 8%, supone un gran desafío para promover la lactancia materna no solo entre las madres portadoras de VIH sino entre todo el resto de madres. Por eso el primer paso de este cambio en política pública, fue llegar con la campaña a los trabajadores de la salud, parteras y enfermeras especialmente.

En el hospital príncipe Mshiyeni, uno de los más concurridos hospitales de Durban, Nxumalo, una partera, guía a las madres en el inicio temprano de la lactancia materna y la adecuada retención. Detrás de cada cama hay un cartel que explica cómo las madres también pueden extraerse y almacenar la leche materna. Ella trabaja también con el resto de los miembros de la familia para que las madres estén apoyados cuando optan por la lactancia exclusiva.

El plan también incluye cursos para líderes en las comunidades que luego van casa por casa asesorando a las familias sobre el mejor cuidado para sus hijos.

El ejemplo de Sudáfrica, es una de las acciones concretas que se han tomado durante los últimos años para tratar de reducir la mortalidad infantil. La sumatoria de experiencias locales como esta, con el tiempo van constituyendo cambios globales.

El llamado a la acción por la superviviencia infantil buscar alcanzar el desafío de reducir la mortalidad infantil a 20 o menos muertes infantiles por cada 1.000 nacidos vivos en todos los países para el año 2035. Alcanzar esta meta histórica salvaría a 45 millones de niños hasta el año 2035, con lo que el mundo estaría más cerca del objetivo final de acabar con las muertes evitables de niños.

Un objetivo muy ambicioso? Quizás. Pero muy posible también. La gran mayoría de muertes de niños, en especial en las regiones de África subsahariana y Asia meridional, son debido a causas prevenibles.

Algunos de los puntos claves para lograr estos objetivos serían:

-Geografía: aumentar los esfuerzos en los 24 países en los que se concentra el 80 por ciento de las muertes de niños menores de cinco años.

Grandes poblaciones: centrarse en los sistemas nacionales de salud para ampliar el acceso a las poblaciones marginadas.

Soluciones de alto impacto: abordando las cinco causas que producen casi el 60 por ciento de las muertes infantiles: neumonía, diarrea, malaria, nacimientos prematuros y muertes durante el parto.

Educación para las mujeres y las niñas: incluir la educación de las niñas, la autonomía de la mujer, y promover un crecimiento económico inclusivo.

Responsabilidad mutua: unificar los sistemas de medición en torno a un objetivo común con el fin de seguir el progreso.

Imagen: Una mujer, junto a sus dos pequeños hijos, amamanta a su bebe en la comunidad de Ajere Beach community en el estado de Cross River en Nigeria. © UNICEF/NYHQ2010-1742/Andrew Eseibo




comments powered by Disqus

En Savoir Plus