MINORÍA ABSOLUTA

Publié 27 décembre 2013 Avatar saudade

Avatar saudade Voir le Profil
Inscrit le 27 décembre 2013
  • 1 Article

Dicen que es difícil cambiar el mundo pero otras veces se ha hecho. No podemos esperar a que alguien lo haga por nosotros. Hablamos de esto y pensamos que es IMPOSIBLE que nosotros podamos hacer algo, pero si que podemos. El problema es que la gente no hace nada por cambiar el sistema. No somos minoría , si se abre los ojos a la gente se puede ver que hay más personas sufriendo como nosotros. Nos revelamos aunque esté todo controlado. Pero… ¿por qué hay que avisar para hacer manifestación?. El escándalo y la imagen que da a España, a toda Europa no les conviene y en algún momento todo éste desastre cambiará. Nos atan una cuerda al cuello como esclavos para forma parte de su rebaño, lleno de ovejas que siguen al pastor. Somos ovejas descarriladas, jóvenes con espíritu revolucionario, con ganas de comerse el mundo con kétchup y patatas fritas. Nosotros los revolucionarios, los que queremos formar parte de un cambio, algo que se cuente de una generación a otra. Nosotros, los que queremos formar parte de algo, sentirnos útiles y pensar que lo que estamos haciendo ahora servirá para algo en un futuro próximo. No queremos sentirnos peces muertos que tan sólo siguen la corriente de los que dictan las normas y organizan nuestra vida. Nosotros, queremos ser dueños de nuestros actos, no queremos que nadie nos moldee, no queremos caer en la espiral que arrastra a otros. Tenemos que ser el cambio que queremos ver en el mundo. Tantas cosas que decir, que gritar hasta quedarnos afónicos y tan poca libertad. Estamos anclados en un miedo que nos provoca rabia. No entendemos muchas cosas de nuestro alrededor pero lo que si que tenemos claro es que no nos gusta, no estamos de acuerdo con las normas que sigue esta sociedad, con la forma de actuar de muchos. Son como robots, llevando la misma ropa, pensando las mismas tonterías que no llevan a ninguna parte, yendo a los mismos lugares e ignorando todo cuanto les rodea. Nadie actúa y convierte en cierto todo lo imposible, nos atan a la rutina y esperamos a que alguien de un puño contra la mesa y ponga todo patas arriba. Estamos rodeados de manipulación e hipocresía, y lo más gracioso es que aún sabiéndolo no hacemos NADA. Unos se quejan en la manifestaciones, otros publican artículos, van a la televisión…, ¿pero quién consigue algo de verdad?, los que se quejan continúan sufriendo las mismas penurias, los que publican tal vez ganen un poco de fama unos cuantos días y luego continuarán haciendo su rutina, y por último los que puedan ir a dar sermones sobre su inconformismo a cadenas lo mucho que podrán conseguir es abrir los ojos a unas cuantas ovejas de ese rebaño que tanto les había cegado, pero se quedará en eso, en unos cuantos minutos de fama y ya. ¿El verdadero cambio cuándo llegará?, ¿el día de Navidad vendrá Papá Noel con unos cuantos puestos de trabajo para envolver regalos?, ¿o tal vez llegue cuando miles de familias se hayan tenido que ir a la calle porque su situación económica ya no les permitía estar en su hogar?. Los jóvenes éste tipo de problemas lo vemos un tanto alejado de nuestras preocupaciones ya que nosotros aún tenemos la oportunidad de estar con nuestros padres y no tenemos que pagar el recibo de la luz ni del agua, pero a parte de pensar en nosotros mismos y en nuestros propios problemas nunca está de más pensar en cómo lo estarán pasando las demás personas a las que si que les llega ese recibo y con lo único que pueden pagarlo es con llantos y arrepentimientos. Triste realidad, llena de miserias y maravillas ignoradas. Nos paramos a pensar en qué estamos haciendo y para qué nos servirá y de poco nos sirve, tanto pensamiento que se queda ignorado en una parte de nuestro cerebro. ¿Nos comeremos de verdad a este mundo o será él quién nos coma a nosotros?, ¿seré yo quién de ese puño sobre la mesa y haga que cambie todo?, ¿o simplemente seré una oveja más de ese rebaño al que siguen todos?. Tal vez esa respuesta llegue a mí dentro de unos días, meses, años o a lo mejor nunca porque ya será tarde y esté metida en esa espiral que nos arrastra a lo largo del tiempo y nos hace ser esclavos de nuestro propio destino. Pero NO, me niego, rotundamente NO, no quiero ser una oveja más, ni un pez muerto, ni tampoco un robot, me niego a seguir las normas que sigue todo el mundo, aunque sea la última persona de este mundo y me tenga que quedar afónica de tanto reivindicarme. No nací ayer ni tampoco moriré mañana.

Saudade

agentes de cambio jovenes participación juventud educación Revolución España poder crisis hipocresía manipulación personas mundo manifestación reivindicación lucha es




comments powered by Disqus

En Savoir Plus

Share