Una Centuria escrita con sangre.

Publié 23 octobre 2013 Avatar Alfonso Ponce

Avatar Alfonso Ponce Voir le Profil
Inscrit le 5 décembre 2011
  • 21 Articles

Hace unos días me encontraba platicando acerca de "El Holocausto Judío" con mi profesor de Antropología. Este es uno de los exterminios más conocidos y el que tomamos como referencia para poder hablar sobre la importancia de la Dignidad Humana y de Derechos Humanos. Todos sostienen que esta ha sido una de las mayores desgracias en el siglo pasado, pero sin embargo no es la más aterradora.

Un número, millones de historias: más de 100 millones de personas y decenas de miles de pueblos y etnias masacrados injustificadamente. La Historia es la que nos deja las grandes lecciones, no la historiografía a la que somos expuestos constantemente.

Líderes hoy en día aclamados por un numeroso grupo de personas que los toman como referente y “ejemplo”, han escrito millones de historias con la toma de las decisiones más erradas en “la descabellada historia de la humanidad”. Un Pol Pot, un Stalin, un Sadam Husseim, un Mao Zhedhong, un Tito o un Hitler, quizás alguno de ellos ni siquiera nos suene y otro nos suene mucho, pero el hecho es que todos ellos han tenido en su mano la pluma con la que se escribió un siglo XX con sangre.

A finales del siglo XIX en los Balcanes otomanos, los turcos barrieron con las etnias que profesaban una fe distinta a la musulmana. En la lista se incluyen griegos, rumanos, serbios y búlgaros. El llamado “Exterminio Griego”, dejó más de un millón de víctimas civiles, y si tenemos en cuenta el censo de 1914 en el que se contabilizaban dos millones y medio de griegos, nos damos cuenta de lo que fue ese evento. La mitad de la población fue eliminada.

Le sigue el “Exterminio Armenio”, con más de dos millones de vidas perdidas, sin embargo no fue el peor episodio para ellos, porque en 1915 tras querer independizarse, el Imperio Otomano reaccionó tan crudamente que ejecutó a todo armenio dentro de sus filas en el ejército y deportó a cuanto armenio pudo.

Siguiendo las páginas de la historia, nos encontramos que la cantidad de mayor número de muertes por bajas se dio en la Segunda Guerra Mundial, aproximadamente veintiséis millones de muertos entre soldados y civiles, seguida por la Primera Guerra Mundial y una cantidad de nueve millones de muertos.

Otra gran calamidad de la humanidad y producto de la deformación de la razón humana es la conocida “Shoah”, ideada por Adolf Hitler, dentro de los que se cuenta uno de los episodios más trágicos que fueron los de Jasenovac y la de los campos de concentración de Auschwitz y Dachau. Además de la desaparición total de los poblados de Oradour-sur-Galne (Francia), Lídice (República Checa) y Glina (Yugoslavia), en 1944, en donde quemaron a niños y mujeres dentro de la iglesia y masacraron a sus hombres a las afueras de cada pueblo.

Muchos lo olvidan y otros no lo saben, pero quizás uno de los más grandes genocidas del siglo XX fue quien estuvo dirigiendo a uno de los países aliados en contra de El Eje Berlín – Roma – Tokio, Iósif Stalin y su antecesor Vladimir Lenin. Ellos son unas de las figuras que más negra han de haber tenido su conciencia y manipularon de manera astuta (mediante una falsa propaganda), su poder en la URSS y sus alianzas en el mundo. Millones de vidas pagaron caro el negarse a dar su propiedad (por un “ideal de comunidad”), dentro de las fronteras de una Rusia comunista. Expropiaciones, campos de trabajos forzados, gulags y una gran hambruna planificada. El saldo que nos deja esta ideología asciende a más de 20 millones de víctimas (y se cree que pueden ser más), gracias a una bandera roja.

Japón no se quedó más atrás, con la implementación del Bushidō (el código de honor que no respetaba al enemigo que se rendía), dando sus primeros grandes golpes contra los chinos en Nanking, dejando más de 300.000 víctimas mortales y otra contra los filipinos en 1945, conocida como “La marcha de la muerte”, en donde perecieron 100.000 ciudadanos.

No podemos olvidar un caso muy particular como el de Camboya y Pol Pot, un líder comunista que tomó el poder del país después de la retirada de Estados Unidos, que acabó en cuatro años con toda la población “aburguesada” o que tuviese un mínimo de cultura. Dos millones de personas perecieron, quedaron cuatro millones habitando la isla en una situación precaria.

África es uno de los continentes más empobrecidos por los conflictos, desde 1945 han sufrido cientos de manifestaciones y millones de muertes injustificadas por los gobiernos provisionales en cada nación de este continente. El caso más conocido (y no por eso el único), es el de Ruanda y Burundi, con un saldo de un millón de muertos y otro millón de desplazados al Zaire por el conflicto étnico Tutsi – Hutu.

Terminamos con América y una década de los setentas y ochentas muy triste para Nicaragua y El Salvador, con cientos de campesinos masacrados. No podemos olvidar a un Chile sin Pinochet y los 4.000 muertos que dejó y a una Argentina con Videla y las 30.000 víctimas mortales y sin contar los cientos de desaparecidos. En resumen, ha sido el peor siglo que ha atestiguado la raza humana desde los albores en los que vio la luz de la razón. La Historia nos enseña cosas para no tener que repetirlas, pero somos nosotros los empecinados en continuar con proyectos que fracasaron y que si no tomamos en cuenta, podemos repetir.

"Cuando se pierden vidas humanas, cualquier lucha pierde sentido."

Alfonso Ponce.
Pamplona-España.

lanaciondelosjovenes@gmail.com


agentes de cambio jovenes participación educación mujeres war nazi exterminio niños humanos Derechos Humanos Justicia Camboya Rusia Socialismo Comunismo Matanzas Pobreza Historia China Revolución Revoluciones Guerras Japón Líderes América Tragedia Problemas Nazismo Holocausto Shoah Stalin Lenin Bushido Pinochet Videla Pol Pot




comments powered by Disqus

En Savoir Plus