Día de la Tierra 2020: El desarrollo que queremos como sociedad

Like107
Post
Imagen
Un señor mayor con una niña

Probablemente hemos escuchado hablar sobre desarrollo sostenible. Yo tenía nueve años cuando escuché por primera vez sobre el tipo de desarrollo, el cual busca satisfacer las necesidades de las generaciones actuales sin poner en riesgo los recursos para las generaciones futuras, generando una base de equilibrio entre el eje social, económico y ambiental. Este concepto como tal ha ido evolucionando, ahora podemos incorporar el eje político y cultural. 

Han pasado quince años y desde entonces he escuchado año tras año a las personas tomadoras de decisiones discutir sobre la importancia y la urgencia de migrar hacia este modelo de desarrollo, abandonando el modelo actual que tiene como prioridad la generación de riqueza a través de actividades extractivas (actividades dependientes de la extracción de recursos naturales) e invasivas que generan la degradación de los ecosistemas y sus servicios, la pérdida de la biodiversidad y la potencialización del cambio climático, al punto que ya estamos viviendo una crisis climática.

Este modelo se enfoca entonces en satisfacer las necesidades presentes, sin importar que se consume los recursos de las generaciones futuras. 

Además, de seguir con un modelo como el actual se vislumbra una afectación de los derechos humanos, donde la mayor vulnerabilidad la tendremos las personas jóvenes y la niñez, debido a que somos quienes estaremos viviendo por más tiempo con los efectos de estas problemáticas.

Pero también somos quienes estamos excluidos de los espacios de toma de decisión, incluyendo las decisiones entorno al tipo de desarrollo que queremos tener.

Justo aquí es donde se vuelve importante la voz de las personas activistas y los espacios de construcción intergeneracionales, porque buscan visibilizar el sentir y la realidad de las personas jóvenes y la niñez, recordar que nuestro presente y futuro está en la mesa y que nos corresponde participar en las decisiones, que este además es un derecho que tenemos.

Día de la Tierra y COVID-19

Entre los debates y la lucha por transformar el modelo actual de desarrollo, llegamos al 50 aniversario del Día de la Tierra, que además nos toca conmemorarlo con la reflexión y la adaptación ante un futuro cercano incierto por todo lo relacionado al COVID-19.

Y es que esta enfermedad ha puesto a los Gobiernos a tomar decisiones con urgencia, con lineamientos fijos y quizás por eso hemos empezado a ver un vinculo con la ruta que se debe tomar para la acción climática, pero a hoy ese vínculo ha sido malinterpretado.

Las emisiones han bajado producto de la reducción obligatoria de las actividades emisoras de gases de efecto invernadero, pero sin una correcta transformación o migración hacia otros procesos, lo que ha desencadenado un aumento en la desigualdad social y disminución en la calidad de vida, y yo considero que la acción climática no se trata de eso. 

La acción climática busca la dignidad de las personas y la transformación hacia ese modelo sostenible de desarrollo, por lo cual se deben adoptar las medidas de mitigación necesarias para que las economías sean bajas en emisiones de gases de efecto invernadero y resilientes para soportar una crisis ya sea sanitaria, climática o de cualquier otro tipo.

Con este tipo de economía también debe garantizarse los derechos humanos en los procesos ¡deben ser nuestra prioridad! y se debe garantizar la integridad ambiental. La acción climática debe ir ligada entonces con el desarrollo sostenible, de esa forma se puede lograr dar un marco de acción real ante las problemáticas que vive la Madre Naturaleza y que repercute en quienes la habitamos.

Prioridad en el medio ambiente, con equilibrio

Incluso, se puede pensar que estamos en un punto donde en ese modelo de desarrollo sostenible es importante poder priorizar el eje ambiental y, a partir de esa priorización, generar el equilibrio entre lo social, económico, político y cultural.

Esta nueva realidad ante el COVID-19 también nos recuerda que el modelo actual ha impulsado la desigualdad y que esta se acentúa en tiempos de crisis, y que en una crisis siempre habrá personas vulnerables a las cuales se les debe priorizar y eso debe pasar por una Gobernanza inclusiva y colaborativa.

También nos recuerda la importancia de la conservación de la biodiversidad y cada uno de los componentes de la naturaleza, si generamos un desequilibrio en ella, vamos a sufrir impactos negativos. Por ejemplo, la biodiversidad es una barrera natural ante distintos factores como los virus de origen animal, sí, como el COVID-19.

Ante todo, esto es válido cuestionarnos ¿estoy participando en la construcción del desarrollo que quiero para la Tierra? Bueno, que este día nos sirva para la reflexión, para el llamado a la acción pero sobre todo para realizar cambios individuales que promuevan cambios colectivos y que genere la presión para que las personas tomadoras de decisiones realmente tomen acciones ¡se nos acaba el tiempo, no podemos esperar otros quince años!

Blog
Costa Rica