La mejor amiga de la equidad: la tecnología

Post
Imagen
Niña con micrófono y audífonos

Siempre he creído que cuando trabajamos juntos suceden cosas maravillosas. ¿Se pueden imaginar un mundo en el que todos colaboremos en un ambiente de equidad? Yo sí puedo, y es verdaderamente hermoso. Cuando lo imagino, veo carreras profesionales saltando hacia adelante, veo niños creciendo en un ambiente familiar basado en el respeto mutuo, veo una sociedad que vive bajo los principios de libertad, de honestidad y de justicia. ¿Les digo algo increíble? Hay una herramienta para hacer que esto sea real: la tecnología

Hoy en día en México, no estamos acostumbrados a ver a mujeres en el sector de tecnología, es decir, en la UNAM, una de las mejores universidades del país, solo el 22% de las personas que estudian carreras relacionadas a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) son mujeres. Estamos intentando llegar a un sector que tenga un mayor equilibrio de género y que consiga que las carreras de mediano y alto nivel se puedan cubrir. Sin embargo, la relación entre las mujeres y la tecnología se tiene reducida a una imagen tecnofóbica que ve a las mujeres como antónimos definitivos de uso tecnológico. El que se siga con este argumento solamente fortalece los estereotipos sobre la resistencia de las chicas a aprovechar las tecnologías, creando así una exclusión definitiva.

En el mundo globalizado en el que vivimos ahorita, solo tenemos dos opciones: o ser tecno-ricos, o ser tecno-pobres, es decir, o disfrutamos de este derecho fundamental porque tenemos la infraestructura necesaria, o no lo disfrutamos por falta de educación y dinero. Esto nos lleva a un lugar muy triste: la Brecha Digital de Género, que es un sitio lleno de diferencias profesionales que logra que la gente viva bajo desemejanzas salariales, de estabilidad, de credibilidad y de reconocimiento laboral, y el que crezcas o no, depende de tu si eres hombre o no. Como dije, un lugar muy triste, pero no tiene por qué serlo, ya que esto solo sigue ocurriendo por el desaprovechamiento de las TIC para la corrección de las desigualdades, porque mientras más nos tardemos en implementar las telecomunicaciones en nuestra vida, más vamos a retrasar el despegue y el desarrollo electrónico y no solo eso, sino que vamos a restringir y retardar la adopción de innovaciones y esto está muy mal.

Las chicas ya no solo somos usuarias y consumidoras, sino que ahora somos actoras organizadas que participamos en procesos políticos y de toma de decisiones. Las TIC son nuestra mejor herramienta de apoyo para crear o consolidar formas de diálogo y cooperación. Y mientras más acceso haya de parte de nosotras, mayor es la posibilidad de que logremos un avance en igualdad.  Cuando exista una mayor utilización de las TIC será cuando comencemos a incentivar a más mujeres y niñas a tomar parte activa de redes de apoyo y defensa a las mujeres para que así todos tengamos una equitativa (y esperemos mayor) posibilidad de acceder a trabajos y oportunidades, de participar en incentivas de aprendizaje y de tener la oportunidad de recibir información de calidad distinta a la disponible en modos de comunicación tradicionales.

Lo único permanente en este mundo es el cambio. Somos conscientes de quiénes somos ahorita, pero poco conscientes somos de quiénes podemos ser. Las TIC son un mapa al futuro que llegaremos a la hora de darnos cuenta de que hay un principio base para nuestra evolución: el empoderamiento. Este es el proceso en el que invertimos en nosotros mismos nuestros talentos y habilidades para así poder llamar a la acción, es cuando nos volvemos más fuertes y seguros a la hora de exigir por nuestros derechos. Una vez que seamos una sociedad empoderada, seremos una sociedad equitativa, consciente de sus capacidades y dispuesta a ayudar para hacer el cambio. La tecnología no solo es la mejor amiga de la equidad, sino que también es la mejor amiga del desarrollo. 

Blog
México