La vida desde la ventana: jóvenes en pandemia

Post
Imagen
Cuatro jóvenes portando distintos objetos que reemplazan el cubrebocas

Mantenerse en casa ha sido un gran impacto en el desarrollo de los y las jóvenes tras suspender actividades que resultan indispensables en su ciclo habitual, el proceso comunicativo en las relaciones sociales sufrió alteraciones sustanciales: afloró la intercomunicación digital. El distanciamiento social, la privación del deporte en el exterior, las obstrucciones en el sector educativo, las dificultades laborales, la crisis económica, son factores que tendrán repercusiones psicosociales y comunicacionales en el panorama de los jóvenes.

Las complejidades que enfrentan los jóvenes durante el confinamiento propiciado por el COVID-19, algunos elementos que emergieron en la vida juvenil por motivo del encierro temporal son: el incremento de hábitos nocivos, la tristeza, angustia, la inseguridad, pensamientos de soledad, estrés, irritabilidad, aburrimiento y frustración. ¿Qué hacen los jóvenes para mitigarlos? Estudiar, realizar trabajos escolares, hacer ejercicio, jugar videojuegos, navegar en internet, escuchar música, atender labores del hogar, leer un libro, chatear en redes sociales, ver películas en streaming, valerse del tiempo para perfeccionar sus habilidades artísticas: música y pintura.

La juventud está expuesta a estados de ansiedad y depresión. Está bien sentirse mal, no debería apenarte llorar, porque el encierro es algo nuevo, es una situación que no se había experimentado. Siente tus emociones, no las reprimas, déjalas fluir, puedes platicarlas con alguien cercano a ti, de esta manera lograrás sentirte mejor, orienta tu vida hacia ti. Es importante para los jóvenes cuidar de su salud mental, la pandemia trajo consigo cambios radicales en los hábitos, transformó la rutina diaria, por ello es necesario mudar los horarios y acoger con afecto las actividades que se realicen.

No te permitas aislarte; gracias a la tecnología existen muchas herramientas para mantenerse en contacto con nuestros seres queridos, se pueden realizar videoconferencias con amigos o pareja, salir al patio de tu hogar a gozar del aire y los rayos del sol, organizar actividades en familia donde pueden aprovechar del tiempo para divertirse con juegos de mesa o simplemente mirar televisión juntos. Obséquiate la posibilidad de disfrutar de la paz, haz todo lo que te gusta hacer, para que al concluir el día lo encuentres satisfactorio, organiza tus labores, explora tus espacios y consiéntete.

“Las juventudes nos enfrentamos a la misma pandemia, pero vivimos diferentes contextos y gozamos de distintos privilegios.” Mónica Morán
Imagen
Cuatro jóvenes observando el atardecer en la cima de una colina
Blog
México