Nadie tiene porque sufrir violencia

Post
Imagen
An empty school corridor

Hola, soy Mauricio, tengo 15 años, y como tú, he vivido, no en carne propia, pero sí de lejos el bullying. Según lo que he leído, el termino bullying no tiene una traducción exacta a nuestra lengua, pero sí hace referencia a este tipo de actos que entre chavos de nuestra edad se dan; me refiero a estos actos de acoso, violencia, intimidación, etc.

Estoy casi seguro de que por lo menos alguna vez has presenciado, cómo molestan a alguien, cómo lo hacen menos, lo excluyen o lastiman. En lo personal siempre me ha incomodado cuando alguien molesta a otra persona cuando la otra persona ni si quiera lo pela, y creo que como niños o jóvenes debemos tomar cartas en el asunto. Es decir, apoyar a quienes lo necesitan.

En lo personal siempre me ha incomodado cuando alguien molesta a otra persona cuando la otra persona ni si quiera lo pela, y creo que como niños o jóvenes debemos tomar cartas en el asunto. Es decir, apoyar a quienes lo necesitan.

Estoy de acuerdo en que muchas veces, por azares del destino, convivimos con gente que no nos agrada del todo, pero como luego dicen nuestros papas: - debemos tratar a los demás como queremos que nos traten -. Imagina que te mudas de casa y llegas a un lugar nuevo, donde no tienes amigos, donde no conoces nada ni a nadie, vas por primera vez a la escuela, conoces a tus compañeros, pero ninguno de ellos te habla y así transcurren los días.

Debe ser super triste no tener con quién pasar momentos padres, chidos o como sea que les quieras decir; y si a eso le sumas que, de repente por ser de otro estado, y tener un acento diferente empiezan a molestarte y a burlarse de ti, debes sentirte muy molesto, sin ganas de seguir yendo a la escuela, porque, ¿para qué vas si solo se la pasan molestándote? Apuesto a que esta situación sería una de las que menos quisieras experimentar. Seguramente te gustaría que los adultos se dieran cuenta, o poder armarte de valor para contarle a algún adulto lo que pasa o que algún amigo te ayudara a expresar que eso que vives no te gusta ni te hace bien.

Imagina que te mudas de casa y llegas a un lugar nuevo, donde no tienes amigos, donde no conoces nada ni a nadie, vas por primera vez a la escuela, conoces a tus compañeros, pero ninguno de ellos te habla y así transcurren los días.
Imagen
Students in a school in Ecuador write 'kind notes' to each other as part of a campaign for the International Day of Friendship (July 30th), focused on ending violence in schools.
Students in a school in Ecuador write 'kind notes' to each other as part of a campaign for the International Day of Friendship (July 30th), focused on ending violence in schools.

Ahora ponte del otro lado: tu llevas viviendo un par de años en la Ciudad de México, y llega a tu escuela “Tokun”, un niño de origen asiático, al que molestan a diario. Lo incomodan a tal punto que se hace el enfermo en casa para no asistir a clases. Al fin de cuentas lo sigues viendo en la escuela, y ves frecuentemente cómo David, uno de tus compañeros, se la pasa molestándolo, e incluso lo hace llorar. Claro que, aunque te molesta ver el trato de David, no te le arrojarías como bestia para decirle que lo deje tranquilo, incluso aunque lo desearas, porque solo seguirías promoviendo la violencia, además no te arriesgarías a ser molestado tú también.

Yo en este punto buscaría volverme amigo de Tokun, ya que, a pesar de no ser tan parecido a mí, también es niño y le gusta jugar y divertirse tanto como a mí. Creo que, si tiene un amigo, podría mostrar a nuestro grupo que tiene cosas qué enseñarnos de su cultura. Aunque podrían seguir molestándolo, creo que todo acabaría si buscáramos hablar con algún adulto de confianza y decirle lo que pasa, puede ser la maestra, o la tutora o alguien que sepamos que nos puede ayudar.

Además, como amigo de Tokun, podrías ir a decirle a David de manera adecuada, que no está bien molestar a los demás, porque a él seguro no le gustaría pasar por la misma situación. Quizá de esta manera se pondría fin a un acto que solo termina lastimando a alguien que quiere ser igual de feliz que cualquiera de nosotros.

¡Digamos basta de violencia! Como niños o jóvenes podemos detener esta mala práctica que parece normal. Hagamos algo para que las siguientes generaciones no tengan que vivir esto. Si todos somos iguales, tratemos a todos con amor. Nadie tiene por qué sufrir violencia.

Tal vez somos jóvenes, pero debemos ser empáticos. Consideremos a los demás y vivamos al máximo cada emoción que se nos presente; a fin de cuentas, somos quienes manejarán al país, e incluso al mundo en tan solo unos años. ¡Digamos basta de violencia! Como niños o jóvenes podemos detener esta mala práctica que parece normal. Hagamos algo para que las siguientes generaciones no tengan que vivir esto. Si todos somos iguales, tratemos a todos con amor. Nadie tiene por qué sufrir violencia.

Mauricio es un adolescente de 15 años que cursa el 5to año de educacion media superior. Ha participado en diversas actividades, tales como la locucion, doblaje y conduccion de eventos, actualmente participa como conductor de un programa de Radio Educación, además de colaborar con UNICEF,  SIPINNA y diversas asociaciones y empresas dedicadas a los niños.

Blog
México