Olvídate del auto ayuda

Like125
Post
Imagen
Cuervo negro con fondo blanco

Solía pensar que aquellos quienes leen libros de motivación o compran en la sección de auto ayuda son unos perdedores, que son personas cuyas vidas son aburridas y miserables a quienes no les queda más opción que motivarse haciendo declaraciones como “yo lo valgo", "yo soy suficiente" o todas esas afirmaciones que se encuentran en los libros. 

Hace un tiempo atrás hice una declaración enfrente al espejo del baño de una biblioteca y, es precisamente esa declaración una de las más acertadas que he podido llegar hacer en toda mi vida. Como la mayoría sabemos, la motivación es una estado mental y emocional que viene y va, a veces podemos sentirnos motivados y sentir que podemos acabar con el mundo y otros días no podemos ni levantarnos de la cama.

Viendo que la motivación es un bien tan inestable me dije a mi misma, en lugar de buscar motivación a diario con podcasts, libros o ted talks, voy a encontrar un propósito en cada actividad o acción durante mi día. Por ejemplo, yo no soy creyente en las listas de tarea o los "to do lists”, pienso que muchas veces hacemos grandes listas de cosas por hacer que al final del día no las hacemos o, aun cuando las hacemos, nuestro cerebro las percibe como una obligación y no como algo que puede aportar a nuestras vidas. 

Por otro lado, cuando se establece un propósito a actividades como, realizar tareas, ir al gimnasio o meditar 15 minutos en la mañana, es posible darle un enfoque de ganar-ganar y comunicarle al cerebro que se puede conseguir algo más grande que solo acabar con una tarea. Ahora, en lugar de escribir -hacer tarea de finanzas-, lo puedes plantear como, -aprender sobre el funcionamiento de los bonos de inversión y las acciones del tesoro; en lugar de decir -ir al gimnasio-, puedes escribir -practicar mi técnica de sentadillas y aprender 3 ejercicios de espalda superior. Al darle un enfoque diferente a las acciones diarias, el cerebro deja de verlo como una obligación pero como una ganancia, pues logras percibir un progreso diferente y tu motivación para cumplir con esta lista de propósitos se vuelve mayor.  

Ganar-Ganar 

Al remplazar la lista de tareas por una lista de propósitos, no solo ves una ganancia al cumplir o tachar cada enumerado de la lista sino que, es una forma de contribuir a tu propósito mayor. Una vez más, si tenemos una lista de propósitos para las tareas y actividades de nuestra universidad o para las actividades extracurriculares, esto puede ser asociado al propósito general de conseguir una beca de maestría en la universidad de Valencia, o cualquier otra que sea tu meta; Lo mismo aplica para la salud, eventos sociales y vida personal. A veces es necesario jugar más inteligente que nuestros cerebros para poder ganar. 

Una vez que tu accionar gira en torno a tus propósitos, es hora de empezar a trabajar en la motivación. Y sí, dije que motivación es algo que viene y que va y que por eso es mejor enfocarse en los propósitos. Sin embargo, aun cuando tienes tus propósitos bien definidos y una rutina establecida y operando, existe la posibilidad que tu cerebro empiece de ocioso a formular excusas, mil razones con el porqué no podrás lograrlo o pases a vivir en el limbo (mucho cuidado), como el peor de los escenarios. 

El limbo: Es un lugar donde tu mente y emociones se encuentran de modo que tú,  es tu estado natural, tienes el propósito definido, las metas que deseas cumplir, sabes cuando las quieres alcanzar; sin embargo, no haces nada para lograrlo, pero tampoco haces nada para empeorarlo. No es un lugar donde el miedo abunde o la extra motivación te impulse, se trata de un lugar donde se vive a la expectativa. 

La mejor forma de librarte del limbo es incluyendo la motivación como parte de la receta, pues sirve como un recordatorio de lo que quieres y te has propuesto a lograr. Lo mejor de todo, motivarse es muy fácil, ve y encuentra eso que te gusta y hazlo a diario para inyectar una dosis a tu vida. Una vez más, Al ver una serie que te recuerde que todo lo que te propongas en la vida lo podés lograr, que te recuerde que la vida no se trata de agachar la cabeza y conformarte con lo que te toca, pero obligar al cambio por lo que quieres. Otra forma de motivación se encuentra en los podcasts, las páginas de un libro, hablar con un amigo, encontrar personas diferentes, creativas y decididas que te recuerden que tenés un propósito que lograr.

Recordatorio: La motivación es esencial para todo en la vida, sin embargo, es posible verse consumido si se busca demasiada de ella.  Debemos ser muy cuidadosos e inteligentes en como la usamos, distribuirla estratégicamente durante el día y conocer lo que nos hace perderla para saber en qué momento integrarla. Finalmente, demasiada búsqueda de motivación hace que no salgamos a buscar las oportunidades y, la falta de ella hace que desperdiciemos esas oportunidades que nos alcanzan.

Un plan de motivación es una lista detallada de formas cortas, entretenidas y potentes para motivarte a diario. Establecer una lista de todas esas cosas que te motivan, siendo tan detallado cómo es posible; Si disfrutas de videos, escribe el nombre de los videos, si te gustan algunos capítulos de series, anótalos, los podcasts, inclusos los amigos que más motivación irradian, mantenlos cerca. Una vez que tengas tu lista, empieza tu día con tu rutina y haz un espacio para esta dosis de combustible. 

Ahora bien, recuerda dos cosas: 

  1. Las listas de tareas hacen que nuestros cerebros se sientas en una obligación y, aun cuando se sienta bien marcar como completado todos los enumerados de tu lista, eso no lo hace menos estresante para tu cerebro. En su lugar, trabajemos con las listas de propósitos, son un enfoque ganar-ganar que impulsan más a su cumplimiento. 
  2. La motivación es la mejor amiga del propósito, puedes tener un propósito, pero si no tienes motivación te perderás en el limbo. Experimenta cada día con esas cosas que te motivan, que te hacen recordar cuáles son tus propósitos y tus capacidades e inclúyelas en tu rutina. 

Recuerda, como dijo el filósofo séneca “la suerte es cuando la oportunidad se encuentra con la preparación” 

No es posible vivir toda una vida esperando que las suerte te alcance porque, si lo hace, cuando la oportunidad se asome a tu ventana y no estés preparado, no serás capaz de lograr nada y para ese entonces tendrás dos opciones, o ver como te conviertes en uno más del resto que no logró nada o ver triunfar a quien sí hizo valer esa suerte. 

Blog
Nicaragua