Porque la Salud Mental importa: ¡Exigimos psicoeducación para todos y todas, sin barreras!

Like293
Post
Imagen
Logo con el texto "Jóvenes por la salud mental" y un dibujo de una cara con un corazón encima de la cabeza que es medio cerebro.

Somos parte de una generación que ha asumido la responsabilidad de reconocer ante el mundo que la salud mental es importante para el desarrollo social e individual del ser humano, pero hablar del tema no ha sido suficiente.  

Vivimos en América Latina y el Caribe, una región donde hay 16 millones de adolescentes de entre 10 a 19 años que viven con problemas de salud mental. La ansiedad y la depresión representan la mitad de estos trastornos.  

Hoy, como juventudes integrantes de la Red Regional por la Salud Mental, queremos que nuestras voces sean escuchadas por nuestros gobiernos. Queremos que el acceso a la salud mental no sea el privilegio que es actualmente; por el contrario, necesitamos que sea abordado como un derecho fundamental para la niñez. 

Necesitamos que se aborde la promoción y el cuidado de la salud mental en el lugar donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo: la escuela. Desde nuestro primer año hasta la adolescencia.  

En las escuelas y centros educativos adquirimos competencias necesarias para un aprendizaje que llevaremos con nosotros y nosotras por el resto de nuestras vidas. Y por eso nos preguntamos: ¿por qué no aprendemos herramientas sobre el manejo de nuestras emociones allí? ¿Por qué no hablamos y escuchamos más sobre salud mental en un espacio seguro para hablar de salud mental? 

Nuestra generación y las generaciones futuras necesitan un sistema educativo que aliente a los niños, niñas y adolescentes a trabajar, a vivir y demostrar sus emociones sin miedo a que hablar de su salud mental sea un tabú. 

Es momento de que nuestros gobiernos creen una reforma educativa en la que los niños y adolescentes tengamos igualdad de acceso a psicólogos en las escuelas y colegios, asimismo que los organismos encargados de la educación infanto-juvenil se preocupen más por atender las necesidades emocionales dejando el estigma a un lado. 

Como sabemos que son los y las docentes quienes tendrían que proporcionar ese apoyo psicoeducativo, necesitamos que se les brinde las herramientas para que puedan apoyar a las generaciones venideras en el aprendizaje sobre salud mental sin estigmas, y que ellos mismos funcionen como portavoces de su importancia dentro de sus comunidades. 

De esta forma, las juventudes de esta red proponemos la creación de campañas psicoeducativas. Hablamos de campañas que: 

1. Incluyan y apoyen a la sociedad urbana y también a comunidades excluidas que igualmente requieren de espacios de resignificación de la salud mental como un derecho.  

2. Se centren en la identificación de emociones, de espacios seguros de validación de experiencias, de capacitación en primeros auxilios psicológicos, de campañas que nos permitan ayudarnos a nosotros mismos y ayudar a otros a dar los primeros pasos. 

3. Se implementen como parte del sistema educativo integral de niños, jóvenes y adultos. No hablamos de campañas parciales, promocionales o temporales. 

4. Poco a poco, ayuden a las sociedades a entender a las enfermedades de salud mental como algo que puede tratarse y no una razón para aislarse. 

5. Que cambien el sistema y que ya no le fallen a niños, jóvenes y adultos cuyo descuido de su salud mental condiciona su vida y cotidianidad. 

Exigimos psicoeducación para todos y todas, sin barreras. 

 

¿Quieres saber más sobre la Red de Jóvenes por la Salud Mental? Haga clic aquí y conozca a los y las integrantes de la red regional.

Las juventudes de la Red Regional por la Salud Mental unimos nuestras voces para exigir la transformación de los sistemas que nos han fallado.  
Blog