¿Quién seremos cuando esto termine?

Like173
Post
Imagen
Our World

¿Quién seremos cuando esto termine?

Ahora somos Macondo, ese pueblo de soledad inminente y presagios apocalípticos, somos Macondo porque intentamos descifrar indicios para comprender la realidad, cual Melquiades sus pergaminos.

Y somos el país de las maravillas, donde los conejos tienen relojes y las flores son enormes, porque nos damos cuenta que está siendo tarde y que el tiempo se está yendo.

Pero también somos un lugar de la mancha cuyo nombre no quiero recordar, donde valientes hidalgos libran batallas con enemigos invisibles, pues ahora luchamos contra un adversario global microscópico.

Para los centennials, somos Hogwarts, porque muggles o no, estamos descubriendo esa magia innata que esconde nuestra alma.

Y para los infantes nos convertimos en el país de Nunca Jamás, pues niños y adultos nos damos cuenta que creer hace de lo imposible, realidad.

 Es aquí y ahora que comenzamos a descubrir quién somos, con la única certeza de que cada ser es diferente; en medio de distancias y transformaciones, una humanidad de emociones desenfrenadas y ambiciones insaciables ha de reivindicar la solidaridad del espíritu, la resiliencia del alma y la bonhomía del corazón.

Las escuelas cerradas, los tapabocas por doquier, el toque de queda y el sinfín de restricciones a las que nos estamos adaptando, serán el puente a una nueva realidad, donde quizá entendamos que un libro no tiene cables, pero nos conecta con los mundos más inverosímiles y la sabiduría sempiterna, y donde tal vez empecemos a preocuparnos menos por la marca de nuestros zapatos y más por el suelo que pisamos. 

Muchos ven miedo, pero yo veo esperanza y la siento. ¡Yo tengo la esperanza de que esta época nos hará una mejor humanidad y no siento miedo, porque sería vano creer que después de la tormenta no saldrá el sol e incluso un bello arcoíris!

Tengo la esperanza de que cuando esto termine habremos de valorar la libertad que de un día para otro se esfumó, y habremos de recordar también que nuestra libertad termina donde comienzan los derechos del otro. Luego, podremos descubrir cada rincón del inconmensurable hogar al que llamamos tierra y podremos caminar descalzos sobre el pasto o la arena, mientras invocamos recuerdos o fabricamos memorias, y tendremos tantas oportunidades para abrazar y besar que perderemos la cuenta.

¡Aplaquemos el miedo y avivemos la esperanza!

Cada ser humano es un mundo distinto, entonces no esperemos a que la astronomía o la física revelen universos paralelos, cuando tenemos millones de mundos paralelos sobre la tierra por descubrir y entender. Que sea este el tiempo para construir sueños y fabricar sonrisas, es el momento de crear el futuro.

¿Quién seremos cuando esto termine?

Blog
Colombia