Todos podemos promover los derechos humanos

Like122
Post
Imagen
Dibujo de la tierra y una persona. El texto dice: para alcanzar la felicidad tenemos dos opciones: cambiar al mundo a nuestra manera o cambiar nuestra manera de pensar (que es más facil)

 

Eran aproximadamente las 8 de la mañana. Estaba yo en la universidad recibiendo el curso de Derechos Humanos, y después de ver el tema de la clase empezamos un diálogo acerca del porqué no se ha logrado el pleno respeto a los Derechos Humanos. En Guatemala muchas personas son discriminadas y excluidas. El problema parece grave, así que yo inicié un análisis personal, el cual complemento diariamente. Hoy quería compartir algo de mi humilde análisis.

Es sabido por todos (y las leyes lo dicen) que el Estado es el encargado de velar por el pleno cumplimiento de los derechos humanos dentro del territorio nacional, y si no se cumplen, ¿es totalmente la culpa del Estado…? Es aquí en donde empieza lo curioso. No es que le quiera quitar la responsabilidad a las autoridades, ni tampoco es mi intención iniciar una critica destructiva al respecto, pero me puse a pensar en que todos somos parte del Estado; es decir, la población somos estado también, los pequeños y grandes, todos somos habitantes y también es nuestro deber respetar y hacer respetar los derechos humanos. El “echarle” toda la carga solamente a unas cuantas personas me parece hasta cierto punto injusto, las autoridades  pueden promulgar todas las leyes que quieran, pero si nosotros no le damos valor y cumplimiento todo va a seguir igual.

El tratar a los demás por igual es respetar los derechos humanos. El tolerar la diversidad también lo es. Solamente cuando nosotros realmente nos tratemos con fraternidad va a haber un pleno respeto a nuestros derechos y a los de los demás. No es algo sumamente complicado. Cuando veamos a una persona diferente no la ataquemos. Si oímos algo que no nos agrada ataquemos la idea, pero no a la persona. Todos pensamos y actuamos diferente; todos tenemos diferentes maneras de ser feliz; todos tenemos una manera diferente de vivir y de ver el mundo y es esa diversidad la que llena de color al mundo. Hagamos valer y respetar los derechos día a día porque de esa manera lograremos una convivencia armónica y feliz. Quizá ese sea el camino a la paz. No suena tan complicado ¿y si lo intentamos? ¿Y si alentamos a los demás no con nuestras palabras sino con nuestras acciones? Seamos felices y libres y dejemos ser felices y libres. Quizá conseguir la paz no sea tan complicado. Unámonos, juventud, y cambiemos al mundo, seamos promotores de los derechos humanos y la paz en donde quiera que estemos.

Blog
Guatemala