Una mirada hacia la igualdad: El desarrollo comunitario inclusivo en el Perú

Post
Imagen
niña con sindrome de down trabajando

En Perú, un niño o niña con discapacidad tiene 3 veces menos oportunidades para educarse que cualquier otro niño de su edad, muchos colegios no tienen la infraestructura adecuada para recibir a personas que tienen dificultades para desplazarse, carecen de materiales para niños que necesitan estudiar con braile o para quienes deben comunicarse mediante lengua de señas. Una de las opciones que muchos padres toman es retirar a sus niños después de culminar la primaria para luego comenzar a desarrollar talleres que potencien sus talentos.

Uno de los más grandes problemas en todo esto, es que, a pesar de que existen 12 tipos de inteligencias distintas, tenemos un sistema que únicamente prioriza la inteligencia lingüística y lógico-matematica, y ha subestimado a las personas que tienen la capacidad de desarrollar sus inteligencias corporal-kinestésica, espacial, creativa, musical, y todas las demás que también poseen el mismo nivel de importancia. De esta manera, la carencia de políticas inclusivas y la falta de apoyo en su implementación, crea una barrera tanto educativa como laboral para para todas las personas que se encuentran en situación de discapacidad. Este no es un conflicto de un solo país, la mayor parte de américa latina aún carece de políticas que permitan a todos, sin excepción, desarrollarse de manera igualitaria.

Sin embargo, detrás de todas las cifras desalentadoras, existen asociaciones que apuestan por trabajar a favor de su desarrollo inclusivo, educativo y laboral. Organizaciones que, con su trabajo, han generado iniciativas para promover la igualdad de derechos y oportunidades. The next ones, are organizations que se han enfocado en promover la inclusión sostenible en este país.

PIXED Perú

Es una empresa social que contribuye al SDG 10: Reducir Desigualdades, tiene como compromiso trabajar por una sociedad más inclusiva, y permitir que las herramientas sean accesibles para todas aquellas personas que las necesitan, por medio de la fabricación de prótesis personalizadas, muchas de las cuales han sido fabricadas gracias a alianzas estratégicas con donantes que han financiado prótesis para personas que no tienen los recursos económicos para acceder a una. El acompañamiento psicológico que han recibido los pacientes, les ha permitido mejorar su auto-confianza y las capacidades sociales necesarias para alcanzar una inclusión exitosa, tanto a nivel laboral, social y educativo, además de reconocer y potenciar las capacidades en el entorno familiar y social.

Gracias a este emprendimiento, Ricardo Rodriguez, CEO de PIXED Peru, ha sido nominado al premio MIT Technology Reviw’s  Innovators Under 35, y en 4 años se han cambiado 54 vidas por medio de las prótesis brindadas. De esta manera, estos son algunos de los testimonios:

“Mi sueño era poder manejar mi bicicleta sin rueditas, ahora puedo hacerlo y ahora también puedo escribir en la pizarra con mi prótesis.”​


Dajhana Temoche, 8 años
Imagen
niña con prótesis personalizada
“Ver el rostro de alegría de mi madre al verme con la prótesis fue lo más gratificante, ahora siento que la palabra discapacidad no me pertenece”

Sharon Romero, 26 años
Imagen
joven con prótesis fotografiando

Empanacombi

En el Perú, también se estima que 2 de cada 10 personas con discapacidad pueden acceder a un trabajo. Por ello, Empanacombi es una empresa que surgió como un proyecto de vida para jóvenes en situación de discapacidad, convirtiéndose en la primera cocina inclusiva del Perú, y contribuyendo directamente al SDG 8: Decent Work and Economic Growth.

Cynthia Rodríguez, su fundadora, comenzó este proyecto con el objetivo de dar trabajo a su hermana Naty (quien tiene síndrome de Down), y con el tiempo fue adaptando su negocio para brindar oportunidades de trabajo a más personas en la misma condición, y ha buscado resolver el problema de la exclusión laboral de la población con discapacidad. Empanacombi ha demostrado los increíbles resultados de empoderar a estos jóvenes, tanto en sus habilidades culinarias como personales.

Mision de vida

Esta asociación brinda educación a personas con discapacidad que carecen de recursos económicos, sin límite de edad. El grupo de madres que la fundó, tienen el objetivo de seguir potenciando las habilidades de los alumnos después de salir del colegio, ya que sabían que el sistema educativo de 11 años en el Perú no los desarrollaba lo suficiente para insertarse social y laboralmente al salir de las escuelas.

“Misión de vida” ha sido un proyecto que ha comprobado las increíbles habilidades que estas personas pueden llegar a desarrollar para el tejido, pintura y bordado. De esta manera, ellos utilizan sus talentos para vender productos fabricados por ellos mismos, demostrando una vez más que “discapacidad” no es sinónimo de “incapacidad”.

Imagen
niño con síndrome de down estudiando
Imagen
niña con discapacidad tejiendo

Cada una de las anteriores organizaciones, son ejemplos evidentes de que la falta de apoyo del gobierno en el tema de la inclusión social, no es limitante para poder implementar ideas que contribuyan al desarrollo comunitario. Por el contrario, son oportunidades para proponer nuevas iniciativas que reduzcan las desigualdades e injusticias.

A pesar de ello, los gobiernos en Latinoamérica están en la obligación de abogar por el bienestar de los pueblos, y brindar oportunidades que se adecúen a las limitaciones de las personas, tanto la educación, como el empleo, el transporte, la vida política y social. Por esta razón, es tan importante celebrar cada año el día de las personas con discapacidad, pues esto nos recuerda que aún seguimos en una lucha constante por la igualdad, y que no debemos ser ajenos a temas que tal vez no nos afecten directamente, pero que determinan nuestro desarrollo como sociedad.

Blog
Perú