Coronavirus y salud mental: tu bienestar puede significar la supervivencia de los demás

Post
Imagen
 Courtesy Mymindourhumanity Campaign

“No puedes volver atrás y cambiar el principio, pero puedes empezar donde estás y cambiar el final". CS Lewis

Cuando nos enfrentamos a una crisis, lo primero que se afecta negativamente es nuestro bienestar mental. Esto, irónicamente, es también lo primero que nos ayuda a soportar y sobrevivir la propia crisis.

En la modalidad “crisis”, nuestros cerebros reducen instintivamente la función superior que nos permite planificar a largo plazo, y, en su lugar, convierten el proceso de pensamiento en una respuesta primaria e inmediata ante la amenaza. Si estos síntomas reaparecen y persisten, la capacidad del cerebro de calmarse a sí mismo disminuye.

Esa capacidad es lo que más necesitamos en medio de la crisis actual provocada por el coronavirus COVID-19. Reconocer que la vida está en modalidad “crisis” es el primer paso para equilibrar el pensamiento y la salud.

El objetivo es poder contrarrestar esto con la capacidad de resolver problemas en forma calmada, calmante y eficaz, haciendo todo lo posible por activar las funciones cerebrales más altas para llegar a las partes del cerebro que nos llevarán a campear este temporal.

Es importante tener en cuenta que hay cosas que se pueden controlar y otras que están completamente fuera de nuestro control.

Preocuparse constantemente por esas cosas crea una ansiedad intensa que afecta directamente la salud mental y física. La ansiedad y el estrés también pueden afectar el sistema inmunitario, haciéndonos más vulnerables frente a una enfermedad infecciosa.

Lee también: 6 estrategias para los adolescentes que viven una nueva normalidad (provisional)

Imagen
2. Courtesy Mymindourhumanity Campaign

El impacto de vivir en ansiedad permanente y con estrés afecta severamente la capacidad de tener esperanzas en el futuro tanto inmediato como a largo plazo.

He visto la destrucción causada por la desesperanza en los ojos de seres queridos, amigos y extraños y la inhumanidad, generada por la falta de empatía hacia aquellos que luchan con enfermedades mentales y enfermedades físicas todos los días. Vivo con un padecimiento mental diagnosticado, y los síntomas relacionados con dicho padecimiento afectan drásticamente mi estado de ánimo.

Estar en modalidad “crisis” hace aún más difícil llegar a las partes sanas de mi cerebro. Tomo mis medicinas diarias religiosamente y tengo que reducir activamente mi ansiedad y estrés y aproximarme a otros para evitar un aislamiento completo.

Si bien me gustaría decir que hay una manera segura de quitarnos la agonía mental en su totalidad, en realidad no la hay. Lo que puedo decir es que hay mucha esperanza.

La humanidad ha mostrado esperanza al tender la mano a otros, hemos mostrado esperanza al tratar de encontrar maneras creativas de apoyarnos los unos a los otros y hemos demostrado esperanza al involucrarnos de una manera empática.

Imagen
PMenezes - Empathy&Hope - DAG

Cultivar y practicar la empatía nos ayudará enormemente a obtener la capacidad de autocalmarnos. El doctor Anthony Scioli explica que la esperanza es parte del carácter o personalidad de una persona. No se nace con esperanza. La esperanza debe desarrollarse igual que se ejercitan los músculos.

Hay cuatro tipos de esperanza y al igual que cada músculo, cada uno tiene un propósito especial:

- La esperanza de apego se utiliza para construir y mantener relaciones de confianza, tener un sentido de conexión con los demás, y desarrollar habilidades de supervivencia.

- la esperanza de maestría se utiliza para ser fuerte y exitoso, apoyado en sus esfuerzos, e inspirado por buenos modelos a seguir.

- la esperanza de supervivencia se utiliza para mantener la calma y encontrar maneras de salir de problemas o situaciones difíciles. Permite manejar los miedos.

- la esperanza espiritual se utiliza para acercarse a la naturaleza y a los seres humanos y para lograr más fuerza y protección.

¡Estamos juntos! ¡Mantengámonos unidos!

Imagen
PMenezes - Empathy&Hope - DAG

Hay ciertas cosas que puedes practicar a diario para limitar los síntomas extremos que recrudecen tu enfermedad mental:

- Mantén una rutina todos los días, levántate en las mañanas, toma una ducha y vístete como si fueras a salir.

- Haz la cama y limpia la casa.

- Estírate y haz ejercicios físicos.

- Asegúrate de tomar los medicamentos que necesitas y de contactar a tu medico.

- Come comidas saludables que incluyan verduras y frutas todos los días.

- Manten limpio el lugar donde si estás trabajando lejos de la oficina o en casa.

- Respira profundamente y medita.

- Reducir la ingesta de cafeína, ya que aumenta los niveles de ansiedad.

- Llamadas a amigos y familiares por video o en línea.

- Desconéctate de las redes sociales a ratos durante el día.

- Conéctate con un terapeuta o consejero en línea si estás pasando por un momento difícil.

- Comparte noticias y publicaciones positivas relacionadas con la humanidad.

Chantelle es la creadora del proyecto Empathy & Hope Project, una exposición itinerante de arte de conciencia social. Visita https://www.facebook.com/empathyhopeproject/ para obtener más información.

Ella es defensora global de la salud mental y empresaria de impacto social. Está afiliada con organizaciones locales e internacionales, con un enfoque primordial en la creación de soluciones de apoyo a la salud mental de los jóvenes. Tambien aborda el desempleo causado por condiciones de salud mental en el lugar de trabajo.

Aprende habilidades que se pueden enseñar, como la esperanza y la empatía en https://hopefulminds.org/ https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23583460

 

Blog