Hace muchos años que nos robaron el mes de abril, pero las nuevas cadenas son de titanio

Post
Imagen
Chains

¿Tenemos realmente más tiempo libre que antes del encierro?

George Orwell, en su obra “1984”, nos habla de una distopía difícil de creer donde “Gran Hermano” nos vigila constantemente a través de unas pantallas que cada individuo tiene en su casa.

Pues bien, mi versión moderna de 1984 es una en la que ya no hace falta que "Gran Hermano" nos vigile, pues cada ciudadano lo tiene interiorizado.

Nos hemos auto enajenado en un sistema productivista sin límites. Necesitamos que nadie cuestione que no estamos produciendo y recurrimos nosotros mismos a nuestras redes sociales para mostrar que seguimos en la rueda, aunque realmente nadie lo vea o a nadie le interese nuestro contenido. ¿Cómo invertimos el tiempo que nos queda? ¿Sabemos gestionar nuestro tiempo libre?

Ahora que nos han quitado las barras de los bares, las calles y las plazas, caemos en un pozo sin fondo de series y películas contratadas por internet, incapaces de auto gestionarnos otra forma alternativa de ocio. Si hablamos de derechos de la infancia, ¿Qué modelo de ocio están conociendo las nuevas generaciones? Jóvenes que ya de por sí tenían poco tiempo libre ¿lo han recuperado?

Imagen
Pablo Morente Acale
Pablo es un activista medioambiental español, estudiante en la Universidad de Granada.

Ahora que se han quedado sin clases de inglés, de piano, de kárate… niños y niñas están descubriendo que no existe otra interacción más allá de las pantallas, y otros que se han dado cuenta que ni siquiera tienen esas pantallas para descubrir el nuevo mundo.

Puedes jugar solo si tienes ancho de banda contratado. Encontramos una generación de padres y madres que abandonó imaginar a cambio de más series de pago. Y es ahora cuando descubren el poder de los abuelos y abuelas, esa generación que aún son los verdaderos supervivientes de un mundo en desaparición porque saben crear (Cocinar, coser, reparar, construir…).

Cada vez que olvidamos que el pan nace en los trigales y que las semillas las engendra la tierra nuevos eslabones se suman a nuestra cadena, cuanto más olvidamos más dependientes somos. La nueva especie tiene ojos que miran al infinito y manos que no saben crear vida.

Este 22 de abril, Día de la Tierra, la Naturaleza es la única a la que no le han robado el mes de abril. Y sin embargo, nosotros ciudadanos, esclavos de un mundo que no podemos controlar, pretendemos volver a levantar la voz al descubrir que el canto de los pájaros sí que existía, lo que pasa es que ya nuestras cadenas son muy pesadas.

Blog
España