LA RESPONSABILIDAD EN NUESTRO CONTENIDO PUBLICADO.

Like176
Post
Imagen
RESPONSABILIDAD SOBRE CONTENIDO PUBLICADO

LA RESPONSABILIDAD EN NUESTRO CONTENIDO PUBLICADO.

Hace ya más de un año en la universidad me hicieron llevar un curso literalmente llamado “responsabilidad social”, este curso es parte de mi pensum, por ende no podía evitar recibirlo. En un inicio lo encontré realmente aburrido e inclusive un poco quita tiempo para los demás cursos que me pedía mi carrera. Sin embargo con el paso de las clases me daba cuenta lo útil y lo poco que se hablaba al respecto de la responsabilidad.

Cuando mi curso llegó a su fin nunca creí que al siguiente año me encontraría en la necesidad de redactar tal blog en relación al tema de responsabilidad. Llevo personalmente siguiendo ya hace algunos meses un caso de controversia por una publicación en físico de un libro, cuyo libro romantiza temas que en la actualidad se lucha para erradicar. Me abstendré de mencionar a la persona y el nombre del mismo libro, pues claro está que no es lo que nos interesa abordar y conocer.

Sin embargo la necesidad de escribir surgió ante la reacción del escritor de sujetarse de su derecho de libertad de expresión que posee de poder escribir cualquier cosa que desease y con ello de publicarlo. Muchas personas se vieron ofendidas y molestas ante la reacción que se tomó cuando quisieron evitar la venta de tal producto y este nunca dejo de venderse. Se sentían molestos al ver como se romantizaban situaciones como las violaciones, las relaciones entre un mayor y un menor de edad, la enfermedad mental, entre otros temas delicados de abordar y esto era vendido como algo romántico y de superación.

Es entonces donde traigo a colación el tema de la responsabilidad. En mi curso el tema central fue la responsabilidad empresarial, sin embargo podemos hablar de responsabilidad sobre el contenido publicado en cualquier medio y la responsabilidad moral que existe en nuestro día a día. 

Cuando nosotros como personas publicamos contenido en redes sociales, sin importar cual sea, NUNCA tendremos en manos la capacidad de alcance de lo que le mostremos al mundo. Si publicamos un tweet sencillamente no sabes cuantos screenshot pueden sacar haciéndolo llegar a muchas más personas. Si escribimos un libro no sabemos a qué manos llegará y quienes lo leerán, tomando así situaciones ficticias como si fuesen una realidad, incitando a que los lectores crean de alguna forma que lo visto ahí es lo normal y lo correcto. Si como empresa publicamos o vendemos un producto que tergiverse temas que hoy en día se lucha tanto para erradicar y estabilizar, ignorando así los efectos que puedan traer la venta de tal contenido, a la larga se está cometiendo negligencia. 

Entonces tales cosas nos llevan a la responsabilidad moral. Esta responsabilidad quizá sea la más delicada, porque pocas veces —casi nulas— será castigada por la ley si la evitamos. Sencillamente es esa responsabilidad que debemos llevar siempre con nosotros. Pensar si lo que decimos, compartimos o creamos puede dañar a alguien más, ya sea a personas célebres, comunidades o inclusive a una persona en específico.

El contenido publicado es aquel que debe ser revisado exhaustivamente para evitar tergiversar temas de suma importancia o denigrar a comunidades pintándolo como si aquello fuese un avance del cual se deba celebrar. Tengamos cuidado, seamos conscientes de lo que publicamos porque no sabemos hasta dónde pueden llegar nuestras palabras. 

No sabemos si lo que comenzó siendo una pequeña aventura puede terminar en una desgracia por no revisar y analizar los resultados de nuestras publicaciones. Reflexionemos siempre de lo que publicamos, no porque sean nuestras cuentas significa que podamos hacer lo que deseamos. No confundamos el derecho de libertad de expresión con falta de responsabilidad. 

No permitamos que nuestras publicaciones dañen a otras personas, no seamos egoístas y tomemos en cuenta lo que nosotros comentemos y entregamos a la hora de enviar un tweet o una historia por instagram, inclusive un manuscrito a una editorial. Tengamos en cuenta como empresas que lo que tiene muchas visualizaciones y fans no siempre hacen bonito y correcto el contenido. Tengamos cuidado y sobre todo tengamos responsabilidad moral sobre lo que mostramos al mundo.

Seamos personas más cuidadosas, responsables y consientes con nuestras publicaciones, consiguiendo así evitar denigrar, dañar y tergiversar temas de luchas hoy en día, personas y comunidades. 

Instagram: @male.dd

Twitter: @malee_dd

 

Seamos personas más cuidadosas, responsables y consientes con nuestras publicaciones, consiguiendo así evitar denigrar, dañar y tergiversar temas de luchas hoy en día, personas y comunidades. 
Blog
Guatemala